1 de enero de 2014 / 12:05 a.m.

Ellos además de talentosos tienen un gran corazón, son los famosos que dedican gran parte de su tiempo a compartir un poco de lo mucho que han recibido.

Un gran ejemplo de ello, es Madonna, quien constantemente viaja a comunidades necesitadas con el fin de ayudar. Su compromiso fue tal, que en el 2009 decidió adoptar a una pequeña a quien le cambió la vida.

Katy perry se olvidó del glamour para recorrer Madagascar y contagiar a los pequeños más necesitados un poco de alegría.

Angelina Jolie es otra que con su fundación se ha encargado de poner un granito de arena en zonas afectadas por conflictos políticos o desastres naturales. Desde que se convirtió en embajadora, ha visitado más de 20 lugares en su labor humanitaria.

Recientemente, Justin Bieber dejó de lado sus escándalos para visitar a los afectados de tifón en Filipinas y en su paso por Latinoamérica ayudo a construir una escuela en Guatemala.

Preocupada por fomentar la cultura musical en las nuevas generaciones, Taylor Swift tomo parte de su presupuesto para abrir una escuela de música.

La cantante de música country además donó otros cuatro millones de dólares en becas para que jóvenes con talento pudieran recibir educación.

En Latinoamérica, estrellas como Shakira también concentran parte de su tiempo en labores altruistas. Con su fundación "pies descalzos", Shakira se convirtió en embajadora de la buena voluntad al construir escuelas en Colombia y México.

También Ricky Martin ha alzado su voz para armar campañas en contra de la trata de personas, un movimiento al que se han unido otros colegas del puertorriqueño.

No hay duda, para estas estrellas su verdadero éxito no solo es vender discos sino dejar huella en el corazón de quienes los siguen.

Abelardo Luzanía