ABELARDO LUZANÍA | @ABELARDOLUZANIA
11 de marzo de 2017 / 12:10 a. m.

ESPECIAL.- Dicen que el pasado a todos nos alcanza y los famosos no son la excepción, al contrario, con la magia del internet ahora es muy poco probable que logren esconder las pruebas de aquellos años en los que buscan un lugar dentro de la industria.

El recién nominado al Oscar Ryan Gosling, quien goza de fama, popularidad y reconocimiento por parte de sus colegas, poco le gusta hablar de sus inicios.

Cuando apenas era un niño, el actor hacía sus pininos en musicales independientes hasta que formo parte del club de Mickey Mouse, donde formó parte de la misma generación de Justin Timberlake y Britney Spears.

Ahora, que su objetivo es consolidarse como un actor serio y de renombre, todo lo que tenga que ver con el pasado ha quedado olvidado.

Otra que se hizo famosa gracias al ojo de Disney es Miley Cyrus.

Por varios años dio vida a la tierna Hannah Montana, una niña que en la ficción tenía doble personalidad al intentar convertirse en una estrella de la música.

Al abandonar el proyecto, pocos nos imaginamos que esa doble personalidad cobraría vida en la realidad, pues la cantante le dio un giro a su vida personal y profesional con un estilo completamente distinto.

Hoy, de aquella tierna Miley Cyrus nada queda ni en la música, ni en la artista, quien ha dejado completamente atrás esa etapa.

En latinoamerica, Shakira es uno de los ejemplos más conocidos, pues tras el lanzamiento del álbum Pies Descalzos, con el que despuntó a nivel internacional, la colombiana intentó hacer borrón y cuenta nueva dejando atrás discos enteramente de baladas, una telenovela muy poco vista y hasta un concurso donde sus atributos físicos la hicieron lucir en traje de baño.

Actualmente, consolidada como una de las latinas más importantes y millonarias a nivel mundial, Shakira ha comprado los derechos de aquél melodrama con el fin de que nadie más lo pueda retransmitir.

En México, es Natalia Lafourcade la que parece haber olvidado que sus inicios fueron siendo competencia de Jeans.

Siendo parte del grupo Twist, la veracruzana bailaba y cantaba con tanta energía que su corazón no dejaba de latir.

Con el paso de los años, su estilo cambió y ahora es una de las máximas ganadoras de los Grammy Latinos, además, de una de las cantautoras más respetadas en el país.