18 de junio de 2013 / 09:05 p.m.

"¿Por qué tenerle miedo a la opinión del pueblo, a la verdadera democracia?", preguntó el delegado de las FARC Iván Márquez al representante del gobierno Humberto de la Calle, al exigir una medida que, afirma, avalará su transformación en una formación política.

 

La Habana • El gobierno de Juan Manuel Santos y las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) retomaron hoy sus conversaciones de paz en La Habana, con el llamado de los insurgentes a la creación de una Asamblea Constituyente que santigüe el distante acuerdo de transformar a la organización rebelde en una formación política.

"¿Por qué tenerle miedo a la opinión del pueblo, a la verdadera democracia?", preguntó el delegado de las FARC Iván Márquez al representante del gobierno Humberto de la Calle, quien se opone a la iniciativa y hoy no hizo declaraciones al entrar a la sede de las pláticas en la capital cubana.

En contraposición al gobierno, que apuesta por culminar las negociaciones de paz con la realización de un referendo, los insurgentes dicen que "el ejercicio del poder constituyente es sin duda, genuina expresión de la afirmación de que la soberanía reside exclusivamente en el pueblo".

Asimismo consideraron que para alcanzar la paz es necesario "cambiar la constitución de 1991", vigente en el país suramericano. La constituyente "no es el mecanismo óptimo, ni el más práctico, es más gravoso que otras herramientas y no produce los efectos que se le atribuyen", consideró la semana pasada el jefe de la delegación oficial.

Las dos partes no han discutido todavía de conjunto el segundo tema de la agenda, referido a la "participación política" de las guerrillas, y la semana pasada el delegado de los insurgentes Andrés París advirtió que el gobierno "nunca tendrá la foto" de la esperada entrega de las armas por las FARC.

Desde el martes pasado, los negociadores trabajaron por separado estudiando propuestas llegadas a La Habana de un foro realizado en Bogotá sobre ese tema, y a partir de hoy buscan "abrir un camino para que las FARC se transformen en movimiento político", según de la Calle.

Estas conversaciones arrancaron en noviembre en La Habana y hasta el momento solo han sobrepasado el primero de los seis temas pactados, referido al asunto agrario.

MANUEL JUAN SOMOZA