2 de julio de 2013 / 03:29 p.m.

 El nuevo ministro de Sanidad de Grecia, Adonis Yeoryiadis, ha recuperado una polémica directiva que permite realizar controles sanitarios forzosos a las prostitutas, arrestarlas si son portadoras del virus del sida y publicar sus fotografías en Internet, informan hoy los medios locales.

La directiva fue emitida por primera vez el pasado año, unos días antes de las elecciones del 6 de mayo de 2012, por el entonces ministro de Sanidad, el socialdemócrata Andreas Loverdos, quien justificó la orden en que ""los padres de familia griegos van a los burdeles y luego transmiten la enfermedad en sus hogares"".

Además Loverdos acusó a los inmigrantes de ser una ""bomba de relojería para la salud pública"", a pesar de que la inmensa mayoría de las detenidas eran griegas.

En los días previos a los comicios, 22 prostitutas fueron arrestadas bajo la acusación de ""transmitir intencionalmente"" el sida y sus fotografías publicadas en Internet.

Ello motivó una dura condena por parte de las organizaciones de derechos humanos, que acusaron a las autoridades griegas de haber violado la legislación sobre la protección de datos personales y la privacidad.

Tras las elecciones, la directiva no fue prácticamente utilizada por la Policía ya que la Justicia declaró a las 22 mujeres detenidas inocentes de todos los cargos y las últimas fueron puestas en libertad a principios de este año.

Hace un mes, la entonces viceministra de Salud, Fotiní Skopuli (del partido centroizquierdista Dimar), derogó finalmente la directiva.

Pero la salida de Dimar de la coalición hace dos semanas, ha provocado una remodelación del Gobierno y para el puesto de ministro de Sanidad ha sido elegido al ultraconservador Yeoryiadis, una de cuyas primeras medidas ha sido recuperar la polémica directiva.

""La reactivación de una orden con contenido racista, cancelada apenas hace un mes, es indicativa de las intenciones del nuevo ministro"" denunció hoy Syriza, el principal partido de la oposición.

La formación izquierdista instó a Yeoryiadis a preocuparse más por los ""millones de conciudadanos que se han quedado sin cobertura médica, los miles de niños que no son vacunados y la falta de medicinas"" que por las prostitutas.

La elección de Yeoryiadis como ministro tras la remodelación del Gobierno la pasada semana ha levantado polémica ya que hasta el año pasado militaba en el partido de extrema derecha LAOS, que dejó para unirse a las filas del conservador Nueva Democracia (ND).

Asociaciones judías y antirracistas han criticado su elección por los comentarios antisemitas y contra los inmigrantes hechos por Yeoryiadis a lo largo de su carrera.

EFE