15 de agosto de 2013 / 02:17 p.m.

La Habana • El líder cubano Fidel Castro reveló detalles de sus relaciones con líderes de la desaparecida Unión Soviética y sobre el suministro de armas de Corea del Norte, en un artículo de más de tres mil palabras publicado hoy, con el que respondió a los agasajos dentro y fuera de la isla por su cumpleaños 87.

“Estaba lejos de imaginar que mi vida se prolongaría otros siete años”, afirmó incluso al referirse a la grave enfermedad que lo atacó en 2006, y calificó al fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, como el “mejor amigo que tuve en mis años de político activo”. A Chávez “lo sorprendió un tipo de enfermedad sumamente agresiva que le hizo sufrir bastante”, dijo.

El comentario de Castro está fechado el mismo día de su cumpleaños, el martes a las 21:05, hora local, mientras que de un extremo al otro del país caribeño se sucedían demostraciones de saludo a la efeméride organizadas oficialmente y la televisión estatal estrenaba un documental sobre sus relaciones con el líder sudafricano Nelson Mandela.

En el artículo, que arranca remontándose al surgimiento del sentimiento de patriotismo en la humanidad, Castro reconoció el suministro de armas por la Unisón Soviética y puntualizó que fue el líder ruso Yuri Andrópov quien le comunicó en los años 80 del siglo pasado “que si éramos atacados por Estados Unidos deberíamos luchar solos”.

“Le preguntamos si podían suministrarnos las armas gratuitamente como (hacían) hasta ese momento. Respondió que sí” y a partir de ahí “decidimos solicitar a otros amigos las armas suficientes para contar con un millón de combatientes cubanos”, reveló y situó en ese contexto la ayuda de Corea del Norte.

Castro reveló que “el compañero Kim II Sung, (fundador de la República Popular Democrática de Corea), un veterano e intachable combatiente (fallecido en 1994), nos envió 100 mil fusiles AK y su correspondiente parque (municiones), sin cobrar un centavo”.

Esta es la segunda referencia pública del líder cubano a Corea del Norte desde el 26 de julio pasado, mientras se mantiene latente un litigio diplomático por la captura en Panamá de un barco norcoreano con armamento “obsoleto” cubano, enviado a Pyongyang “para su reparación y devolución” a la isla, en opinión de La Habana.

En esa ocasión, Castro consideró que con esa detención “se intentó calumniar a nuestra revolución, tratando de presentar al jefe de Estado y gobierno de Cuba, engañando a la Organización de Naciones Unidas y a otros jefes de Estado, imputándole una doble conducta”. La ONU mantiene un bloqueo de armas a Corea del Norte, como sanción por sus ensayos nucleares.

 — MANUEL JUAN SOMOZA