EFE
14 de julio de 2013 / 04:42 p.m.

Bangkok • El gobierno de Filipinas anunció hoy que ha logrado un acuerdo con la guerrilla musulmana para compartir los ingresos de la explotación de los recursos en el sur del país, clave para las negociaciones de paz.

Las autoridades filipinas y el Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI) llegaron a este entendimiento dentro del diálogo de paz, que comenzó tras la firma en octubre de 2012 de un acuerdo marco en Kuala Lumpur, informaron los medios locales.

Este punto supone que la comunidad local compartirán con el gobierno los ingresos generados por la explotación de los recursos naturales en la región sureña de Mindanao, de mayoría musulmana. Los equipos de negociación de ambas partes, reunidos en la capital malasia, celebraron el acuerdo.

El avance se produce tras cuatro meses en los que las negociaciones habían estado estancadas, aunque todavía queda por resolver el asunto más espinoso de cómo poner en práctica la creación de una autonomía en Mindanao.

El pacto firmado en octubre pasado, que pone fin a más de tres décadas de lucha armada que han causado decenas de miles de muertos, prevé la creación en 2016 de un territorio autonómico islámico en el sur del país y que se llamará Bangsamoro (pueblo musulmán).

El FMLI fue fundado formalmente en 1984, dispone de unos doce mil combatientes y llevaba negociando la paz desde 1996. Entre cien mil y 150 mil personas, al menos un 20 por ciento de ellas civiles, han muerto en cuatro décadas de lucha armada entre el Ejército e insurgentes musulmanes en el sur del país. El conflicto ha paralizado el desarrollo de una región rica en recursos naturales y ha empobrecido a la población.