14 de enero de 2015 / 11:43 p.m.

México.- En la pantalla es el año 2044: una ciudad gris, repleta de basura electrónica y rodeada de un gran desierto, donde interactúan los robots inteligentes con los humanos. En la vida real, el equipo de filmación se encontraba en la verde Bulgaria. El fotógrafo mexicano Alejandro Martínez, junto a otros artistas cinematográficos, se enfrentó al reto de crear el mundo postapocalíptico de la película "Autómata".

Su trabajo le valió la nominación al Goya por Mejor Dirección de Fotografía, una de las cuatro categorías en las que concursa este año el film protagonizado y producido por Antonio Banderas.

Martínez no sabe si podrá estar en la gala de premiación, el 7 de febrero en Madrid. Hasta un día antes estará trabajando en la grabación del piloto de la serie 'La Reina del Sur', una adaptación de FOX TV del best-seller de Arturo Pérez-Reverte. Pero tiene todas las intenciones de escaparse a última hora, cruzar el océano y estar puntual para caminar por la alfombra roja.

"Autómata", que ya se estrenó en Estados Unidos y se estrena en España el 23 de enero, es la décimo primera película en la que Martínez participa como fotógrafo. A su director, el español Gabe Ibañez, lo conoció en México en la industria de la publicidad y se convirtieron en buenos amigos. Trabajaron juntos en el cortometraje Máquina -premio especial del jurado en el festival Clermont-Ferrand- y más tarde en la película "Hierro".

"Antonio (Banderas) fue la razón por la que se logró hacer Autómata", cuenta el fotógrafo de cine en su casa del DF, luego de narrar el periplo de más de cuatro años para llegar finalmente al rodaje, en el verano de 2013. El thriller de ciencia ficción, en el que la humanidad se ve amenazada por el ascenso de la inteligencia artificial, era -cuenta Martínez- un proyecto demasiado grande para un director que había hecho una sola película.

La suerte quiso que el guión de Ibáñez llegase a las manos de Banderas, quien se enamoró de la historia y la adoptó como una empresa propia. Su productora Green Moon se asoció con la estadunidense Millennium, por lo que la cinta se rodó en inglés. El actor malagueño se entusiasmó con la idea de interpretar al agente de seguros Jacq Vaucan: "un antihéroe", dice el fotógrafo: "lo opuesto a lo que Antonio ha hecho toda su vida".

Banderas recibirá el Goya de Honor en esta 29 edición de la ceremonia. Por eso, confía Martínez, la Academia Española podría concederle al menos uno de los cuatro premios a los que aspira “Autómata” (fotografía, dirección artística, diseño de vestuario y sonido). Los competidores más fuertes del mexicano son los directores de foto de "La Isla mínima" y "El Niño", las películas más nominadas de 2015 con 17 y 16 menciones, respectivamente.

Alejandro Martínez nació en una familia de cineastas. Su abuelo, Raúl Martínez Solares, hizo la fotografía en más de 270 películas, entre ellas algunas producciones de Luis Buñuel, como "La ilusión viaja en tranvía" y "El río" y "La Muerte". A su tío abuelo, el director Gilberto Martínez Solares, se le atribuye el descubrimiento del cómico Germán Valdés Tin Tán, con quien rodó más de 30 películas. Después de ellos, todos sus descendientes se han dedicado a la industria cinematográfica. Excepto un abogado, el raro de la familia.

FOTO: Especial

EUGENIA COPPEL