4 de junio de 2013 / 09:02 p.m.

París — Las muestras tomadas en Siria y analizadas en Francia confirmaron que el gas sarín ha sido utilizado en múltiples ocasiones, al menos una vez por el régimen del presidente Bashar Assad y sus cómplices, informó el martes el ministro francés del Exterior.

Laurent Fabius dijo que las pruebas realizadas por un laboratorio francés "demuestran la presencia de sarín en las muestra que tenemos" y agregó que Francia "está convencida ahora que el gas sarín fue utilizado en Siria en múltiples ocasiones y de forma localizada". La breve declaración concluyó que "sería inaceptable que los culpables de estos crímenes gozaran de impunidad".

Posteriormente, Gran Bretaña dijo que los ensayos con muestras tomadas en Siria también dieron positivos para gas sarín.

Los sucesivos anuncios dejaron muchas preguntas sin responder, poniendo de manifiesto las dificultades para confirmar a la distancia si los combatientes en Siria han cruzado la "línea roja" impuesta por el presidente estadounidense Barack Obama. El régimen de Assaf no ha permitido el ingreso de investigadores de la ONU al país.

A primeras horas del martes, un reporte de Naciones Unidas sobre Siria había manifestado que hay "bases razonables" para creer que se han utilizado cantidades limitadas de sustancias tóxicas como armas en al menos cuatro ataques en la guerra civil que vive el país, pero señaló que es necesaria más evidencia para determinar los agentes químicos exactos utilizados o quién los utilizó.

La Comisión de Investigación de la ONU indicó en su reporte que se puede llegar a hallazgos definitivos sólo después de examinar muestras tomadas directamente de las víctimas o del sitio donde supuestamente ocurrieron los ataques. También pidió al gobierno sirio permitir que un equipo de expertos ingrese al país e indicó que la falta de acceso sigue dificultando las gestiones de la comisión para cumplir su mandato.

Obama ha dicho que el uso de armas químicas equivaldría a cruzar una "línea roja" que obligaría a Estados Unidos a intervenir en Siria. Desde entonces, Obama ha sido presionado para tomar medidas en medio de las acusaciones de que el presidente sirio ha cruzado esa línea.

El informe de Naciones Unidas parece fortalecer los argumentos de la Casa Blanca de que las pruebas existentes son insuficientes.

El reporte de la comisión entregado al Consejo de Derechos Humanos sobre las violaciones en el conflicto en Siria acusó a ambas partes de cometer crímenes de guerra. En un aparente mensaje a los países europeos que sopesan armar a los rebeldes sirios, el reporte advirtió que la transferencia de armas podría elevar el riesgo de violaciones, llevando a más civiles heridos y muertos.

"Los crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad se han vuelto una realidad diaria en Siria, donde los horrorosos relatos de víctimas se han quedado grabados en nuestra conciencia", indicó el reporte. "Existe un costo humano ante la creciente disponibilidad de las armas", agregó.

La comisión indicó que basó su informe en relatos directos de incidentes comprobados y realizó 430 entrevistas en la región y desde Ginebra, incluyendo vía Skype y por teléfono con víctimas y testigos dentro del país.

Recopiló además fotos, videos, tomas vía satélite y diagnósticos médicos.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon asignó a un equipo de la organización para investigar los supuestos ataques con armas químicas en Siria después que el gobierno sirio le pidió indagar un presunto ataque efectuado por rebeldes el 19 de marzo en la villa de Jan al-Assal, en la ciudad de Alepo. Pero Damasco insiste en que la investigación esté limitada a ese incidente.

El uso confirmado de armas químicas podría incidir en la respuesta internacional a los más de dos años de conflicto, que ha matado a más de 70.000 personas, según la ONU.

AP