25 de abril de 2013 / 04:42 p.m.

Ciudad del Vaticano • El papa Francisco ha señalado por primera vez que podría realizar cambios en el banco del Vaticano afectado por escándalos, como parte de una amplia revisión de la administración de la Santa Sede.

Antes de que Francisco fuera designado papa el mes pasado, muchos de los cardenales que acudieron para elegirlo expresaron preocupación por el daño causado a la imagen de la Iglesia por tres décadas de escándalos en el banco, que jueces italianos están ahora investigando por lavado de dinero.

Un reporte del año pasado de Moneyval, una entidad europea antilavado de dinero, halló que el banco, oficialmente el Instituto para Trabajos Religiosos (IOR, por su sigla en inglés), no había cumplido algunos de sus estándares para combatir los delitos financieros y pidió una mayor supervisión.

En un sermón improvisado durante una misa para empleados del Vaticano, incluyendo a personal del banco, el papa dijo que deberían concentrarse en la verdadera misión de la Iglesia y que los departamentos del Vaticano eran necesarios "sólo hasta cierto punto".

"La Iglesia no es una ONG (organización no gubernamental). Es una historia de amor", dijo, según la transcripción publicada por la Radio del Vaticano.

"Sé que gente del IOR está aquí, así que perdónenme. Las oficinas son necesarias pero son necesarias sólo hasta cierto punto", agregó.

Es la primera vez que Francisco, el ex cardenal Jorge Bergoglio de Argentina, menciona al banco del Vaticano en público desde su elección.

Sin embargo, el reporte sobre el sermón en LOsservatore Romano, el diario del Vaticano, omitió mencionarlo. Medios italianos dijeron que fue una señal de conflicto dentro del Vaticano sobre cómo lidiar con el banco.

Fuentes del Vaticano han dicho que el papa podría reestructurar el IOR y que tiene el poder para cerrarlo si quisiera.

Medios italianos han reportado que el banco, que actualmente responde a una comisión de cardenales y cuenta con gran autonomía, podría ser puesto bajo el ala de otro departamento del Vaticano para que esté más controlado.

Famiglia Cristiana, el principal semanario católico de Italia, ha pedido que los fondos del IOR, que maneja dinero mayormente para diócesis e instituciones religiosas, sea administrado por un "banco ético" independiente, externo al Vaticano.

El portavoz del Vaticano, padre Federico Lombardi, dijo que no estaba al tanto de cambios inminentes que afecten al banco.

REUTERS