MULTIMEDIOS DIGITAL
24 de abril de 2016 / 07:03 a.m.

México.- Freddie Mercury no nació con una voz excepcional, sino que fue trabajándola poco a poco hasta lograr su objetivo, o al menos esto es lo que señala un estudio hecho por expertos austriacos, checos y suecos.

El líder de la legendaria banda Queen tuvo una de las voces más elogiadas en la industria musical y todo ello fue gracias a su modulación.

El estudio publicado por Logopedics Phoniatrics Vocology no logró comprobar si el músico alcanzaba un registro de cuatro octavas, como se ha especulado en múltiples ocasiones, sin embargo, sí se pudo concluir en que él podía modular su voz de modos particulares.

Para llevar a cabo la investigación se revisaron algunas grabaciones de Freddie hablando y cantando, así como también se analizó la voz de un imitador.

La distorsión intencional que hacía el cantante para lograr el sonido de ‘rugido’ fue estudiada pidiéndole a dicho imitador este canto. Los científicos filmaron la laringe con alta velocidad y esto les hizo comprender lo que Mercury hacía fisiolgóciamente para cantar dichas notas.

Se descubrió que él condujo su sistema vocal hasta el límite; usaba técnicas similares al canto difónico o ‘de garganta’ mongol y con ello generaba armonías al hacer vibrar sus pliegues ventriculares.

Asimismo, su frecuencia de vibrato, la cual era más alta que el promedio de cantantes, le pudo haber ayudado a producir un sonido más fino o grueso en diferentes momentos.

Según los expertos, estas características fueron las que llevaron a tener una voz más que particular.