5 de julio de 2013 / 08:39 p.m.

California — Unas 10.000 personas se acomodaban en sus asientos para disfrutar del espectáculo de fuegos artificiales el 4 de julio en un parque de Simi Valley, California, cuando una nube luminosa de explosiones de luz roja y blanca llegó a tierra, con un saldo de 28 heridos.

La policía municipal de Simi Valley, al noroeste de Los Angeles, sigue investigando las causas del accidente del jueves por la noche, pero al parecer se debió a un fuego artificial que detonó prematuramente en su mortero, desencadenando la explosión de varios más, informaron las autoridades.

Los morteros cayeron en efecto dominó y uno o más explotaron frente a numerosos asistentes sentados a unos 240 metros (800 pies) de distancia, dijo el comandante policial Blair Summey a Los Angeles Times (http://lat.ms/12qH6RB).

"Por alguna razón desconocida la estructura que sostenía los fuegos artificiales colapsó y se dispararon en dirección a la multitud", dijo Stephanie Shannon, alta oficial de la Policía de Simi Valley.

Las 28 víctimas tenían entre 8 y 78 años, dijo el sargento Tom Meyer. Veinte personas fueron trasladadas en ambulancia a hospitales de la zona. Cuatro sufrieron lesiones graves pero su vida no peligra.

El viernes por la mañana los restos ennegrecidos de la explosión cubrían el suelo. Había enormes trozos de metralla negros esparcidos por el parque y el soporte de los fuegos artificiales estaba carbonizado sobre el césped. Los investigadores planean sobrevolar la escena para fotografiarla y analizar los restos, dijo Meyer.

La empresa de fuegos artificiales Bay Fireworks expresó en un comunicado que lamentaba las lesiones y que planeaba realizar una investigación a fondo, cuyos resultados se publicarán.

La compañía agregó que los espectadores lesionados deben comunicarse con el Club Rotario de Simi Valley para contactar a la aseguradora de la empresa. La cuarta celebración anual del 4 de julio es patrocinada por el Ayuntamiento y el Club Rotario local desde hace 43 años.

(AP)