16 de octubre de 2013 / 01:18 p.m.

La accidentada central nuclear de Fukushima ha iniciado los preparativos ante la llegada mañana del tifón 'Wipha', que con vientos cercanos a los 200 kilómetros por hora será el mayor en azotar el archipiélago en cerca de 10 años.

"Estamos poniendo en marcha medidas para prevenir" los efectos del tifón tales como cubrir la maquinaria o herramientas utilizadas para desmantelar la central o asegurar las grúas, según ha informado Mayumi Yoshida, una de las portavoces de la operadora de la central, Tokyo Electric Power (TEPCO).

El tifón, que se espera toque tierra mañana por la mañana en la isla principal del país, se mueve en dirección noroeste (en donde se encuentra la maltrecha central de Fukushima) a una velocidad cercana a los 25 kilómetros por hora.

Según la agencia meteorológica japonesa, el tifón, que cuenta con una presión atmosférica en su centro de 945 hectopascales, provocará fuertes vientos, oleajes y hasta 400 milímetros de lluvia en diversas partes del país. En la planta nuclear, donde se estima genere hasta 250 milímetros de lluvia, TEPCO cubrirá parcialmente los edificios de los reactores atómicos, en el objetivo de que no se incremente la enorme cantidad de agua contaminada que se acumula en los sótanos.

Agua a otros depósitos

"En el caso de que sea necesario nos hemos preparado para transferir agua a otros depósitos", así como a abrir las válvulas para achicar posibles inundaciones provocadas por el tifón, el vigésimo sexto que azota a Japón este año, según detalló la portavoz.

Precisamente las fuertes lluvias de primeros de mes provocaron una importante acumulación de agua en la central que tuvo que ser trasferida a los cerca de 1.000 tanques con los que TEPCO cuenta en la central y que utiliza para acumular el líquido contaminado.

Durante esa operación de transferencia de agua de lluvia dos operarios se confundieran de contenedor y provocaron que unocon sustancias radiactivas se desbordara, en el que fue el primero de los cuatro errores humanos que se han detectado en apenas dos semanas en la planta.

TEPCO, que siempre prepara la central para la llegada de fuertes lluvias o inclemencias meteorológicas, ha creado también un contingente de operarios que, tras el paso del tifón, valorará el alcance de los posibles daños.

Durante el paso de Wipha los técnicos de la central trabajarán a cubierto y evitarán las zonas al abierto afectadas por el vendaval, añadió la portavoz. La llegada mañana del tifón a la isla principal ha motivado que la agencia meteorológica haya decretado la alerta roja, mientras que las autoridades han avisado de la posibilidad de que el transporte público se paralice en numerosas partes del país durante la mañana.

EFE