15 de mayo de 2013 / 02:20 p.m.

Pekín • Un general del Ejército de Liberación Popular chino, Luo Yuan, aseguró que el archipiélago de las islas Ryukyu, entre las cuales se encuentran las Okinawa, "no pertenecen a Japón" en una entrevista a la agencia oficial China News.

El general afirmó que Japón "no puede confirmar legítimamente la soberanía sobre las islas", alegando que la población de tal territorio empezó a "rendir homenaje" a China en 1372, quinientos años antes de que hiciera lo propio con Japón.

El general, conocido por su marcado nacionalismo, insistió además que los ciudadanos de las islas en cuestión "tenían más vínculos étnicos y culturales con China que con Japón" y que, en un momento determinado de su historia, "sus gobernantes eran vasallos de la corte china".

"No vamos a discutir ahora si las Ryukyu (islas entre las que se encuentran las Okinawa) pertenecen a China (...), pero podemos decir con certeza que no pertenecen a Japón", subrayó durante la entrevista.

La polémica sobre la soberanía de las Okinawa se desató el pasado 8 de mayo, cuando un artículo de opinión publicado en el diario oficialista Diario del Pueblo argumentó que China podría tener derechos sobre estas islas y sugería "renegociar" su soberanía.

El principal objetivo del artículo era, no obstante, defender la soberanía china sobre otro archipiélago, las Diaoyu/Senkaku, que se disputan Pekín y Tokio desde hace décadas y que desde el pasado año, cuando Japón decidió nacionalizar algunas de esas islas, es el foco de fuertes tensiones entre ambos gobiernos.

"Quizás es el momento de revisar el asunto histórico no resuelto de las islas Ryukyu", escribieron en el artículo de Diario del Pueblo Zhang Haipeng y Li Guoqiang, expertos de la Academia China de Ciencias Sociales. Se da la circunstancia de que las islas Okinawa, las más grandes de la cadena Ryukyu, albergan varias bases militares de Estados Unidos.

El artículo se interpretó posteriormente en otros portales como una demanda al Gobierno chino para renegociar la soberanía de las Ryukyu. El Ministerio de Asuntos Exteriores chino no quiso pronunciarse al respecto y simplemente comentó que "la comunidad académica siempre ha prestado mucho atención a la historia de las Ryukyu y Okinawa".

China y Japón han endurecido en los últimos meses la retórica que mantienen por las islas Diaoyu, hasta el punto que ha habido "roces" entre buques y aviones de los Ejércitos de ambos países.

A las tensiones se añaden cruces de tensiones por cuestiones históricas, como la ocurrida ayer, martes, cuando el alcalde de Osaka (Japón), Toru Hashimoto, justificó que el ejército nipón obligara a mujeres de China, Corea y otras naciones vecinas a ser sus "esclavas sexuales" argumentando que eran necesarias para que las tropas "descansasen".

Las controvertidas declaraciones produjeron condenas por parte del Ministerio de Asuntos Exteriores, cuyo portavoz Hong Lei aseguró que China está "impactada e indignada" con las declaraciones de Hashimoto, que en su opinión "retan flagrantemente la justicia histórica y la conciencia de la humanidad".

El uso de esclavas sexuales por los invasores "fue un grave crimen cometido por los militares japoneses y un asunto de derechos humanos que afecta a la dignidad personal de las víctimas", añadió Hong en la rueda de prensa diaria de ayer, martes.

"El tratamiento que Japón le dé a su pasado decidirá como será su futuro", dijo el portavoz, quien añadió que "los países vecinos y la comunidad internacional tendrán que esperar para ver qué elección toma Japón".

EFE