MULTIMEDIOS DIGITAL
24 de junio de 2016 / 04:08 p.m.

Monterrey.- Gil Garza ya cuenta las horas para unir su vida con Aglaé Cantú frente al altar.

El enamorado conductor asegura que, contrario a lo que muchos piensan, no ha sentido ni una pizca de nervios, pues el amor que siente hacia su futura esposa puede contra todo. 

“Estoy muy contento, mucha gente me pregunta que si estoy nervioso o si tengo duda, pero no, al contrario, estoy ansioso porque llegue el día, ya quiero estar con ella toda la vida, quiero formar una familia. Me siento muy bendecido por todo y todas las situaciones. Encontré una familia maravillosa, que es la de ella, tengo una familia maravillosa, muy compatibles, todo está sensacionalmente puesto sobre la mesa para que Dios nos de la bendición”, compartió.

La belleza de Aglaé cautivó la mirada de Gil, sin embargo, hay algo más allá que hizo que él decidiera unir sus vidas para siempr: todas y cada una de sus cualidades como mujer.

“Dicen que un hombre siempre busca a una persona que se parezca a su mamá, y ella tiene muchas cosas como mamá. Cuida mucho de mi persona, siempre me está procurando, es muy atenta, es muy amorosa, es inteligente, creativa, trabajadora... tiene muchísimas cualidades, de verdad que no acabaría de decirlas todas.”

Una lluvia de consejos ha abordado a Gil, pero hay uno en especial que él considera el más importante.

Lo más importante es la comunicación. Para que la relación sea exitosa tiene que haber la comunicación, la fidelidad, por supuesto, y el amor que prevalezca porque, como en cualquier situación, siempre habrá altibajos; hay que darle mucho más prioridad a lo bonito de la vida, a lo que nos unió”, expresó.

Sin embargo, además de los consejos brindados, el conductor espera seguir el ejemplo de los matrimonios que más admira, el de sus padres y el de sus suegros.

“Son matrimonios muy estables, son matrimonios que tienen más de 35 años de casados mis suegros, mis papas van a cumplir 40 años de casados, es mucho el amor, la familia ha sido increíble a través del tiempo”

¿YA VIO EL VESTIDO DE NOVIA?

Aunque Gil asegura no ser supersticioso, el vestido de novia no lo ha podido conocer, pues su prometida prefiere seguir la tradición.

“No creo mucho en esas cosas, creo mucho más en la vida real, en el hoy y en lo que estamos viviendo, pero no lo he visto, fui con ella porque lo compre en McAllen pero ese día no me dejaron entrar. En el regreso me traían casi casi con los ojos vendados, venía cubierto el vestido, no querían que lo viera”.

“No soy supersticioso en este tipo de cosas, ellos sí, yo les decía ‘es lo mismo, si lo veo o no lo veo’, pero ella prefiere que sea así; si eso la hace feliz pues adelante", culminó.