EFE
18 de mayo de 2013 / 12:37 a.m.

La Paz • El gobierno de Evo Morales declaró hoy ilegal la huelga que cumplen maestros y trabajadores de hospitales, universidades y de una mina dependiente del Estado en respaldo a las movilizaciones convocadas por la Central Obrera Boliviana (COB) para reclamar mejores pensiones de jubilación.

"Para que la huelga sea legal, se tiene que agotar los medios de conciliación y arbitraje que establece el artículo 105 de la Ley General del Trabajo. Como no se ha cumplido esto, (la huelga) es declarada ilegal", dijo el director de Trabajo, Félix López, según la agencia estatal ABI.

Agregó que el Gobierno efectuará los descuentos salariales correspondientes a los sectores que cumplen el paro, alegando que "día no trabajado" es un "día no pagado". El conflicto sindical por mejores pensiones de jubilación cumplió hoy doce días con nuevas manifestaciones y bloqueos en varias regiones bolivianas.

En una marcha encabezada en La Paz por el máximo líder de la Central Obrera, el minero Juan Carlos Trujillo, los trabajadores golpearon y desarmaron a un agente policial vestido de civil al que acusaron de haberse infiltrado en su movilización, lo que negó más tarde el Gobierno.

Los obreros reclaman cambios a la ley de Pensiones para recibir al jubilarse una pensión equivalente al 100 % de los últimos salarios ganados y no igual a un 70 %, como establece la norma. Las autoridades bolivianas descartan esa demanda porque dicen que no tiene un sustento técnico y acabaría en pocos años con un fondo de jubilación al que aportan los trabajadores del Estado.

Los ministros de Morales sostuvieron encuentros con los líderes de la COB esta semana, el último hace dos días, pero desde entonces no han vuelto a reunirse porque el Gobierno exige que los sectores suspendan sus movilizaciones para dialogar. Un dirigente de la COB, Adolfo Montoya, dijo que los sindicatos decidieron mantener las protestas pero a la vez piden al Gobierno retomar el diálogo.

El presidente ha acusado a la máxima entidad sindical de estar fraguando un golpe de Estado y llamó el jueves a sus seguidores a "defender la democracia". A instancias de la convocatoria de Morales, los sindicatos de campesinos, indígenas y productores de hoja de coca leales al mandatario preparan para la próxima semana una movilización para expresarle su respaldo.

Al respecto, Montoya aseguró que los sectores movilizados por mejores pensiones evitarán la confrontación con los leales a Morales porque, a su juicio, "el Gobierno está instando a que esto suceda para justificar" sus acusaciones de un supuesto golpe de Estado.

El dirigente negó de plano que esas sean las intenciones de la COB y aseguró que, por el contrario, los sindicatos quieren "fortalecer la democracia, pero con equidad". El Gobierno ha lamentado las pérdidas económicas a causa de los conflictos, sobre todo en la mina Huanuni, que deja de percibir medio millón de dólares a diario por la huelga.

El viceministro de Turismo, Marko Machicao, dijo hoy a los medios que las pérdidas en esa área superan los cuatro millones de dólares y advirtió de que los perjuicios a largo plazo serán mayores. "El daño a la marca país y la imagen que brindamos al exterior se notará con una reducción del 12 % de visitantes este año en comparación a 2012, con un costo del 25 % de los ingresos percibidos", lamentó.