30 de abril de 2013 / 01:34 a.m.

La Habana • "Sin armas, el Estado colombiano ofrece las garantías necesarias" para que las guerrillas de las FARC "se incorporen a la democracia", dijo en La Habana el principal negociador de paz del gobierno de Juan Manuel Santos, mientras en Bogotá finalizan hoy (martes) tres días de deliberaciones sobre las condiciones necesarias para el desarme de los insurgentes.

Antes de continuar el lunes las negociaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el representante del gobierno, Humberto de la Calle, comunicó además a la prensa que “una cosa son las garantías renovadas de participación” de las guerrillas en la vida civil, "y otra muy distinta la decisión sobre la situación de sus dirigentes".

"La pregunta sobre quién de ellos, en cada caso, puede ser elegido, corresponde al punto donde se aborden los temas de justicia", puntualizó de la Calle, al tiempo que saludó los debates de la sociedad civil que desde el domingo se realizan en Bogotá, en busca de propuestas que harán llegar a La Habana el 20 de mayo, para que la entrega de sus armas por la FARC, no habrá paso al posterior asesinato de sus líderes.

El debate en Bogotá, auspiciado por la ONU y la Universidad Nacional, "es un escenario de participación pluralista, ordenado y útil, del que esperamos nutrirnos para las discusiones en La Habana" que comenzaron en noviembre pasado, dijo el delegado del gobierno.

Asimismo rechazó incluir en el debate un centenar de propuestas hechas por las FARC y dijo que para el gobierno esas iniciativas "contribuyen a la conformación de la plataforma programática de este grupo, y que solo serán incorporadas en la discusión de la mesa en la medida que hagan parte de manera estricta de los puntos contenidos en la agenda".

La agenda en discusión es de seis temas y aun no se ha llegado a acuerdos en el primero, referido a la situación imperante en las regiones campesinas de Colombia. La entrega de las armas por la FARC sigue pendiente.

MANUEL JUAN SOMOZA