28 de febrero de 2013 / 01:42 p.m.

El Gobierno colombiano y representantes de los cafeteros acordaron reunirse este jueves en una "mesa de diálogo" en Bogotá, en la que buscarán soluciones a las peticiones de los cultivadores, que completaron hoy el tercer día de un paro en demanda de medidas para solucionar la crisis del sector.

Desde la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo, el ministro del Interior, Fernando Carrillo, anunció hoy a periodistas la decisión de establecer estas conversaciones "con los dirigentes del sector cafetero, que han estado en esta protesta social durante los últimos días".

Entre tanto, el coordinador del Movimiento por la Defensa y la Dignidad de los Cafeteros de Colombia, Óscar Gutiérrez, dijo a Efe que unos 20 dirigentes cafeteros y dos líderes de comunidades indígenas que también cultivan café acudirán al Ministerio del Trabajo, donde se reunirán con Carrillo "y al menos otros tres ministros".

Recalcó, no obstante, que el "paro continúa" y que comenzarán a dialogar sobre el documento de peticiones que los cafeteros le entregaron al Gobierno y del cual no han obtenido aún "respuestas". Gutiérrez agregó que en las próximas horas los manifestantes evaluarán si levantan los taponamientos de vías que se cumplen en por lo menos 20 sitios del país.

Los diálogos, según el ministro Carrillo, comenzarán este jueves a partir de las 16:00 hora local (21:00 hora GMT). ""Vamos a proceder a la instalación de esa mesa de diálogo y concertación, que va a ser el punto de partida de un escenario de concertación privilegiado con esos dirigentes"", agregó Carrillo.

Al encuentro asistirán, al menos, cuatro ministros del Gobierno Nacional y algunos representantes del gremio cafetero para tratar de poner fin al paro que ya completa tres días. En horas de la mañana el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, había condicionado los diálogos con el gremio cafetero al desbloqueo de las vías y al cese de las vías de hecho.

El paro, que comenzó el lunes pasado, ha dejado 80 heridos por enfrentamientos entre la fuerza pública y los manifestantes, al igual que el bloqueo en vías del país en 20 puntos diferentes. En uno de esos bloqueos quedaron atrapados 800 peruanos, auxiliados por su Gobierno a través del consulado.

Los cultivadores demandan del Gobierno un precio de sustentación para la carga de café, control de precios a los abonos y pesticidas, cese de embargos para propietarios que no han podido cumplir sus obligaciones bancarias y suspender los proyectos mineros que se planean desarrollar en regiones cafeteras, entre otros.

Los precios del producto se han visto afectados por la apreciación del peso, las lluvias y la plaga de la roya y de la araña roja, que afecta a los cafetos en producción. De otro lado, desde La Habana, sede de los diálogos de paz entre el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), esta guerrilla expresó su apoyo al paro cafetero.

""Aunque el Gobierno Santos pretenda que su política económica no es objeto de discusión en la mesa de La Habana, la realidad es que el pueblo colombiano la está rebatiendo con movilizaciones, paros y protestas, en todo el territorio nacional"", afirma una declaración de la guerrilla divulgada hoy.

El grupo armado adjudicó la crisis cafetera a ""la desprotección impuesta por la política neoliberal a los campesinos productores de café en un contexto de precios internacionales desfavorables y de una sostenida sobrevaluación del peso frente al dólar"".

Por la ubicación geográfica, Colombia produce café todo el año y en este momento hay cosechas, que se están recogiendo, en los departamentos de Cauca, Nariño (suroeste); Huila y Tolima (sur).

El paro, de momento, dijo una fuente de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia (FNC), no afectará la producción del grano que para este año está cifrada en diez millones de sacos, de los cuales se exporta el 90 por ciento.

EFE