MANUEL JUAN SOMOZA
13 de mayo de 2013 / 09:54 p.m.

La Habana • El gobierno cubano anunció hoy una batida contra el robo de combustible en entidades estatales y su comercialización clandestina "hasta en un 60 por ciento por debajo de los precios oficiales", 8 años después de que el entonces presidente Fidel Castro sacara a las calles a cientos de trabajadores sociales para enfrentar ese delito, que parece endémico en la isla.

La prensa nacional dio cuenta de la acción al reseñar la última reunión del Consejo de Ministros, en la que el titular de Planificación y Economía, Adel Yzquierdo, informó que "las principales sustracciones se producen en refinerías, bases de transportes y servicentros". En Cuba todas esas instalaciones pertenecen al estado.

"La alta demanda y las ganancias que genera este tráfico ilícito provoca el asedio permanente a los trabajadores del sector por parte de personas inescrupulosas que luego venden el combustible hasta en un 60 por ciento por debajo de los precios oficiales", puntualizó.

Veinte litros de gasolina especial cuestan en la isla el equivalente a 33 dólares estadunidenses y el salario medio mensual del mayoritario sector de trabajadores estatales apenas ronda los 20 dólares. El país importa de Venezuela, con facilidades de pago, casi la mitad del petróleo que consume.

En la reunión efectuada el viernes pasado, con la participación del presidente Raúl Castro, el ministro dijo que para contrarrestar el robo de combustible se desarrollará un programa "de capitalización tecnológica de los sistemas de recepción, almacenaje y distribución de combustible".

Agregó que también se verificarán los sistemas de medición de las tres refinerías con que cuenta el país, a fin de elevar "los niveles de control y automatización en las terminales de carga" y se evaluará "una propuesta para la venta de combustible" a transportistas privados "sin que implique un incremento en las tarifas de transportación a la población".

En la reunión de Consejo de Ministros se revisó la marcha de los cambios económicos que lleva a cabo el gobierno, los cuales incluyen el desarrollo de mini empresas privadas y cooperativas.