24 de marzo de 2013 / 04:08 p.m.

"Los ataques contra los jueces son intolerables. Todo justiciable está expuesto a esto, no hay categorías especiales", dijo la ministra de Justicia, Christine Taubira, como respuesta a los ataques de políticos conservadores al magistrado Jean-Michel Gentil.

 París • La ministra francesa de Justicia, Christine Taubira, pidió hoy "respeto" para los jueces que han imputado a Nicolas Sarkozy, lo que les ha valido duras críticas de parte de políticos conservadores próximos al expresidente.

"Los ataques contra los jueces son intolerables. Todo justiciable está expuesto a esto, no hay categorías especiales", dijo Taubira a la radio RFI, en reacción a los duros ataques lanzados por políticos conservadores contra el juez Jean-Michel Gentil.

El magistrado de Burdeos imputó a Sarkozy por un delito de "abuso de debilidad" al considerar que presuntamente pudo aprovecharse de los problemas mentales de la heredera del imperio cosmético L'Oréal, Ingrid Bettencourt, para sacarle dinero destinado a financiar su campaña electoral en 2007.

El diputado Henri Guaino, exconsejero personal de Sarkozy, consideró que el juez Gentil "deshonró a la justicia" al inculpar al expresidente. El partido conservador UMP, al que pertenece Sarkozy, expresó hoy un mensaje de apoyo al expresidente ante lo que consideró un ataque injustificado de parte del juez.

La formación de derechas no entiende que el magistrado cambiara el estatus de Sarkozy, considerado en el caso desde noviembre pasado como "testigo asistido" y, desde el pasado jueves, como "inculpado".

Para ello, consideran en la UMP, es preciso que existan "indicios graves y concordantes", algo que en su opinión no se ha producido en el caso de Sarkozy. El expresidente es la novena persona inculpada por "abuso de debilidad" de la multimillonaria octogenaria desde que su hija Françoise Bettencourt presentara a finales de 2007 una denuncia.

Entre ellos, el exministro Éric Woerth, que fue el tesorero de la campaña presidencial que en 2007 llevó a Sarkozy al Elíseo. Las posibles irregularidades en la financiación de la campaña de Sarkozy han prescrito, pero no el presunto delito de abuso de debilidad por el que ha sido inculpado.

El abogado de Sarkozy estudia recusar al juez Gentil, al que considera enemigo del expresidente. Entretanto, el vespertino Le Monde desvela hoy detalles del interrogatorio del juez a Sarkozy y asegura que el expresidente amenazó al magistrado después de que éste le informara de su inculpación.

Sarkozy lo consideró una "injusticia" y le dijo al juez que "las cosas no se quedarán así", una frase que Gentil consideró como una amenaza. El abogado de Sarkozy, Thierry Herzog, pidió que la transcripción del interrogatorio sea publicada para mostrar la animadversión del juez con su cliente.

El letrado del juez, Rémi Barousse, por su parte, informó que estudian presentar una denuncia por "ultraje" al magistrado, al tiempo que señaló que la decisión de inculparle fue adoptada de forma colegiada por tres jueces.

EFE