16 de diciembre de 2013 / 02:18 p.m.

Johannesburgo.- El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, inauguró hoy en Pretoria una estatua de Nelson Mandela de nueve metros de altura, un día después de que el exmandatario fuera enterrado en su pueblo de Qunu.

La figura, esculpida en bronce, se erige en los jardines de los Union Buildings, la sede del Gobierno sudafricano en la capital, que la semana pasada albergó la capilla ardiente con los restos del antiguo mandatario.

La enorme estatua, obra de los artistas sudafricanos Andre Prinsloo y Ruhan Janse van Vuuren, representa a un Mandela sonriente con los brazos abiertos.

"Estamos contentos de estar hoy aquí. Se darán cuenta de que, en todas las estatuas que se han hecho de Madiba (nombre popular del expresidente), él levanta un puño (...)", afirmó Zuma, ante varios familiares de Mandela y dignatarios sudafricanos.

"Esta es diferente a otras muchas. Él alza sus manos. Él está abrazando a toda la nación", subrayó el jefe de Estado.

El acto coincidió con la celebración del Día de la Reconciliación, jornada festiva que conmemora el fin del régimen racista del "apartheid".

Mandela recibió ayer sepultura en Qunu, la aldea donde pasó su infancia, tras un funeral de Estado al que asistieron unas 5 mil personas, entre ellas los familiares del héroe sudafricano y mandatarios extranjeros.

El entierro puso fin a diez días de duelo nacional declarados tras la muerte del expresidente, que falleció el pasado 5 de diciembre a los 95 años en su casa de Johannesburgo tras una larga convalecencia por problemas respiratorios.

EFE