13 de junio de 2013 / 08:27 p.m.

Los representantes del grupo guerrillero recibieron garantías del gobierno venezolano de que seguirá respaldando las pláticas de La Habana, pese a la reciente tensión diplomática de Caracas con Bogotá.

 

La Habana • El gobierno de Colombia anunció hoy en La Habana que sus representantes y los de las FARC examinan, por separado, la eventualidad de que esas guerrillas "pasen de ser una organización ilegal a una organización dedicada al ejercicio civil de la política", tras casi medio siglo de confrontación armada.

El jefe de la delegación oficial a las conversaciones de paz en la capital cubana, Humberto de la Calle, aclaró que en estos momentos "estamos hablando de una posible fuerza política (…), no de las personas en concreto, que podrán participar en política según un estudio, o razonamiento, o decisión que corresponde a otro punto de la agenda".

En un comunicado de prensa, de la Calle reafirmó que desde el lunes las dos partes "trabajan por separado" en torno al segundo punto de la agenda de seis temas pactados, referido a la "participación política" y considerado el preámbulo a cualquier desmovilización militar de las insurgentes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Puntualizó que en la reunión de hoy participaron "también el Alto Comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, Frank Pearl, Luis Carlos Villegas y los generales (r) Jorge Enrique Mora y Oscar Naranjo".

Por su parte, los representantes de las FARC recibieron garantías del gobierno venezolano de que continuará respaldando las pláticas de La Habana, pese a los roces diplomáticos surgidos con la administración del presidente Juan Manuel Santos y a una ofensiva en contra de estas negociaciones que encabeza el ex mandatario colombiano Álvaro Uribe.

Se espera que hasta el próximo fin de semana los negociadores del gobierno y de las guerrillas se informen de los resultados de un foro realizado recientemente en Bogotá, bajo auspicios de la ONU, sobre el asunto de la participación política.

Las FARC consideran que en Colombia impera un "sistema bipartidista" que se rota en el poder y cierra las puertas a la participación política real de las fuerzas de izquierda.

Desde el lunes, la prensa no ha vuelto a ser invitada a acompañar a los delegados a su entrada al Palacio de Convenciones de La Habana, único momento para conocer en directo la marcha de las pláticas, que se desarrollan desde noviembre pasado.

MANUEL JUAN SOMOZA