16 de julio de 2013 / 02:10 p.m.

Atenas • Los trabajadores griegos están convocados hoy a una huelga general por las dos principales confederaciones sindicales -la del sector público (ADEDY) y la del sector privado (GSEE)- en contra de los despidos de funcionarios que prevé el nuevo acuerdo con la troika.

Durante la jornada de protesta se prevén interrupciones en el transporte, ya que los ferrocarriles no funcionarán y los controladores aéreos no trabajarán entre mediodía y las cuatro de la tarde (9.00-13.00 GMT).

Un total de 30 vuelos sufrirán retrasos y otros 11 han sido cancelados, todos ellos de la compañía helena Olympic Air y que enlazan Atenas con diversas islas, según informaron a Efe fuentes del aeropuerto capitalino y de Aviación Civil.

Desde el inicio de la mañana, la Policía ha ordenado el cierre de tres estaciones de metro en el centro de Atenas para dificultar el acceso de los manifestantes a las protestas convocadas por los sindicatos en torno al Parlamento, cuyo pleno hoy comenzará a debatir la ley ómnibus que incluye los despidos de empleados públicos.

Los periodistas harán un paro de media jornada y, en cambio, los médicos inician hoy una huelga de 48 horas y trabajarán sólo de urgencias.

Los empleados municipales, que llevan en huelga desde la pasada semana, continúan su paro hoy y mañana.

Diversos servicios, como la recogida de basura, no funcionan desde hace días, lo que ha provocado que en diversas calles se amontonen los desperdicios.

Las últimas huelgas han tenido un seguimiento muy dispar, pues mientras el sector público las secunda -incluidos los vigilantes y trabajadores de monumentos y museos, que hoy están cerrados- el privado no lo suele hacer y los comercios permanecen abiertos.

El Gobierno de Samarás ha acordado con la troika el despido de 4.000 empleados públicos este año y el paso de 25.000 al esquema de reserva laboral, por el cual cobrarán el 75 % de su salario durante 8 meses y, si en ese periodo no se les encuentra una nueva plaza en otro organismo de la Administración, serán despedidos definitivamente.

Mañana, día en que está previsto que se vote la ley ómnibus, están convocadas nuevas

EFE