EFE
25 de abril de 2013 / 09:10 p.m.

Ankara • La retirada de los combatientes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) del territorio de Turquía será gradual y comenzará en los primeros días de mayo, anunció hoy el líder kurdo Murat Karayilan en las montañas de Kandil, en el norte de Irak, según informó la agencia pro-PKK Firat.

Diversos medios informaron inicialmente de que la fecha del inicio de la operación será el 5 de mayo, pero luego puntualizaron que se llevará a cabo a partir del 8 de mayo. Según Karayilan, el máximo líder no encarcelado de la guerrilla kurda en Turquía, los preparativos para abandonar Turquía han comenzado ya.

"Nuestro objetivo es que la retirada se complete en el menor plazo de tiempo posible. El movimiento de los guerrilleros será discreto y disciplinado. Irá, según lo planificado, de forma gradual y en grupos", añadió.

Según recoge Firat, el líder kurdo reveló que el lugar al que acudirán las "fuerzas" del movimiento será el Kurdistán Sur (Kurdistán iraquí). La retirada de la guerrilla kurda abre una nueva etapa en el proceso de diálogo entre el encarcelado líder del PKK, Abdullah Öcalan, y el Estado turco.

No obstante Karayilan, quien también dirige la Unión de Comunidades del Kurdistán -una organización que aglutina a diversos movimientos kurdos, incluido el PKK- advirtió de que la retirada se pararía en el caso de que se produzca un ataque de las fuerzas turcas.

En este contexto, instó al Ejército turco a actuar de forma responsable, y recordó que Öcalan ha definido el proceso de paz, por el cual su movimiento ha aceptado abandonar las armas, como una etapa de "construir juntos una nueva Turquía, un nuevo Oriente Medio y un nuevo futuro".

El PKK se alzó en armas en 1985 y se autoproclamó representante de los cerca de 15 millones de kurdos que viven en Turquía. Su objetivo ha sido lograr la independencia. Desde entonces, más de 45 mil personas murieron en el enfrentamiento entre esa guerrilla separatista y las fuerzas de seguridad turcas.

En los últimos años los guerrilleros se han distanciado de su aspiración a un Estado kurdo independiente y se han mostrado dispuestos a aceptar una solución dentro de una Turquía democrática que les reconozca derechos y les otorgue garantías constitucionales. La aceptación de la retirada de sus guerrilleros del territorio turco es considerada un paso histórico.