3 de febrero de 2013 / 04:38 p.m.

En medio de la más grave acusación de corrupción que envuelve al Partido Popular (PP) español, el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, negó ayer tajantemente haber recibido pagos en dinero negro.

En su primera explicación pública desde que arreciara esta semana el escándalo acerca de los presuntos sobresueldos pagados durante años a la cúpula del PP por su ex tesorero Luis Bárcenas, Rajoy calificó de “infundios” estas informaciones y aseguró que no piensa dimitir.

"“Nunca he recibido ni he repartido dinero negro ni en este partido ni en ninguna parte"”, dijo Rajoy, en una intervención difundida en abierto ante los dirigentes del PP, reunidos ayer de forma extraordinaria para abordar la conmoción creada en torno a este caso.

“"Yo ganaba más dinero en mi profesión que como político. No he venido a la política a ganar dinero, vine perdiendo dinero. Pero para mí el dinero no es lo más importante de esta vida"”, se defendió.

Bajo el título “Los papeles secretos de Bárcenas”, el diario El País publicó el jueves pasado una supuesta contabilidad manuscrita de los dos ex tesoreros del PP, Bárcenas y Álvaro Lapuerta, con un capítulo de ingresos (donaciones de empresarios) y otro de gastos con entregas de dinero a los altos cargos del partido.

Entre los receptores de ese dinero, según esa contabilidad manuscrita, figuran desde 1997 el propio Rajoy, así como la actual secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, sus antecesores en el cargo Francisco Álvarez Cascos, Javier Arenas y Ángel Acebes, y los entonces vicesecretarios Rodrigo Rato y Jaime Mayor Oreja.

El jefe del Gobierno anunció que la semana próxima hará públicas sus declaraciones de impuestos, y señaló que “se equivoca” quien piensa que mediante “acoso” él va a abandonar su tarea al frente del Ejecutivo.

Tras reconocer que las informaciones publicadas han creado un “escándalo de grandes dimensiones”, se preguntó de dónde habían salido y quién había puesto en circulación lo que calificó de “infundios”.

Rajoy acusó a los posibles culpables de la difusión de esos documentos de tratar de crear en España “una situación de zozobra e inestabilidad en un momento complicado”.

El presidente del Gobierno atacó al líder de la oposición, el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, por haber dado crédito a esas acusaciones sin calibrar el daño que hace a España.

En respuesta, Pérez Rubalcaba, secretario general del PSOE, afirmó que Rajoy “ha ligado su suerte” a la de Bárcenas y aseguró que ha llevado al país a una situación “imposible, invivible” e “ingobernable”.

Por otra parte, Rajoy volvió a desvincular a su partido de las cuentas con hasta 22 millones de euros que tuvo en Suiza Bárcenas hasta su imputación, en 2009, en el “caso Gürtel”.

El llamado “caso Gürtel” sobre corrupción, tráfico de influencias y blanqueo de capitales ligado presuntamente a cargos del PP, estalló hace cuatro años tras una operación coordinada por el entonces juez Baltasar Garzón.

— AGENCIAS