MULTIMEDIOS DIGITAL
29 de agosto de 2016 / 09:11 p.m.

ESPECIAL.- "Lolita" no dejará descansar en paz a Juan Gabriel.

Los adeudos pendientes que tenia el intérprete con el SAT deberán pagarse con su herencia.

Alberto Aguilera Valadez murió debiendole al fisco, que durante más de diez años lo persiguió para que declarara impuestos.

Al parecer estos problemas se incrementaron porque Juanga reportaba ingresos por debajo de lo que realmente obtenía de sus espectáculos y grabaciones.

La muerte del cantante no acabará con este problema, ahora serán sus cuatro hijos quienes tendrán que aclarar cuentas.

Su legado incluye lujosas propiedades en lugares paradisíacos como Cancún, Miami, Acapulco, San Carlos y Los Ángeles, entre muchas otras ciudades del mundo, aunado a las regalías por sus canciones que deberán saldar con "Lolita".

En el 2005 el artista fue detenido por la Procuraduría General de la República en el aeropuerto de Ciudad Juárez, Chihuahua, por el delito de defraudación fiscal por un monto de 4 millones de pesos.

Cinco años mas tarde el intérprete de "Querida" fue visto en las oficinas de la SHCP, antes ubicadas en el centro de la ciudad de Monterrey, buscando una solución a sus problemas, los cuales ha heredado a su hijo Iván Gabriel Aguilera, a quien destinó como albacea en 2013.