9 de mayo de 2013 / 04:43 p.m.

Los Ángeles • Sin definir aún si buscará la candidatura presidencial, Hillary Clinton, acudió hoy a un evento en Beverly Hills en donde recibió el premio “"Warren Christopher Public Service" del Concilio del Pacífico sobre Política Internacional (PCIP por sus siglas en inglés).

En su discurso Clinton destacó la trayectoria de Warren Christopher, el ex secretario de Estado de Estados Unidos y quien tuvo años atrás este mismo cargo al igual que Clinton.

"Todavía hoy en día y a pesar de todas nuestras disputas partidistas, y parálisis que a veces parecen afianzarse, defendemos derechos y oportunidades de las personas", afirmó la ex secretaria de Estado.

Aunque afuera del lugar aparecieron algunos simpatizantes con su posible candidatura, Hillary optó por restar la importancia de hablar sobre este tema.

En su mensaje, Clinton se centró en el legado de su predecesor, al aceptar un premio llamado así y también habló sobre la política exterior con China.

Horas después de que republicanos en el congreso estadunidense la cuestionaron fuertemente por el manejo del Departamento de Estado de los ataques terroristas en Bengasi, Libia, la ex secretaria también evadió este tema.

Su discurso, en gran parte, se centró en la política de Estados Unidos hacia Asia.La víspera, funcionarios del Servicio Exterior testificaron en un comité de la Cámara sobre los ataques terroristas de Bengasi en los que murieron cuatro estadunidenses, incluido el Embajador, Christopher Stevens.

El Departamento de Estado, bajo el mando de Clinton, ha sido criticado por no proporcionar la seguridad adecuada en el puesto de Bengasi, y algunos republicanos han sostenido que la culpa recayó en Clinton.

"Nuestro país sigue siendo un faro de libertad y oportunidad, precisamente porque el sueño americano ha sido y debe seguir siendo abierto a todos", refirió.

"Él había vivido, de una población de 350 personas en Dakota del Norte hasta llegar a los más altos niveles del gobierno y ciertamente lo veía todos los días en torno a él en esta ciudad diversa y vibrante", anotó.

"Sentía como yo, cada vez que la tierra en un país lejano en ese plano azul y blanco grande que dice Estados Unidos de América, lo que es un honor, un privilegio y una responsabilidad extraordinaria", consideró.

Christopher, quien se desempeñó como secretario de Estado en el gobierno de William Clinton, murió en 2011.

Christopher "vivió toda su vida en el curso de la historia y estamos mucho mejor para eso. Y no sólo nadan con la corriente. A través de la fuerza de su voluntad y la fuerza de su talento, que ayudó a cambiar el curso de la historia", refirió.

“Creo que la forma de la economía global, el avance de la democracia y los derechos humanos, nuestras esperanzas de un siglo XXI sea menos sangriento que el siglo XX”, dijo Clinton.

Elogió al nuevo presidente de China como pragmático, pero dijo que ella y otros todavía estaban tratando de discernir si sus referencias al "sueño chino" fueron un "grito de guerra para resurgimiento del nacionalismo".

El sueño de China, al igual que el sueño americano, puede ser una meta aspiracional que puede ayudar a organizar el movimiento de avance de más de mil 300 millones de personas, o puede ir en detrimento del resto de Asia, aseguró Clinton.

"Lo que necesitamos forjar es un sueño compartido, un sueño compartido de una región y un mundo más pacífico y próspero", finalizó.

NOTIMEX