MELISA GARZA FUENTES
20 de junio de 2016 / 08:45 a.m.

Monterrey.- Veinticuatro horas de música, no seguidas, pero sí muy bien vividas; la presencia de talentos desde España, Argentina, Uruguay, Chile, y por supuesto, aztecas; todos con el mismo fin, todos de la misma ‘raza’; eso fue el Machaca Fest.

No importaron los rezagos de cansancio que dejó el ajetreado día anterior, tampoco el picante sol ni el hecho de que al día siguiente había que laborar... la fiesta seguía y todos lo sabían, no había más, era obligación disfrutar. Una de la tarde y comenzaban los rasgueos:

‘The Guadaloops’, ‘Tomo como rey’ y ‘Los Benders’ dieron el banderazo con muy variados ritmos. Luego, desde Argentina fueron recetadas ‘Las Pastillas del Abuelo’ con un candombe perfecto para bailar junto a las mil y un preguntas musicales de su ‘crisis’.

Las Pastillas del Abuelo en Machaca Fest
Las Pastillas del Abuelo fueron de los primeros en amenizar el festival. | MELISA GARZA FUENTES

A la fiesta se le unió Melodycans, Percance y el furor de Odisseo para posteriormente dar paso a rock alternativo de Qbo, una banda que a pesar de su receso pudo encender a su público con temas de todos sus álbumes.

Luego de que arrasara Morenito de Fuego, el reggae se apoderó del ambiente ya acalorado con Cultura Profética, que en un dos por tres pintaron de verde amarillo y rojo el lugar.

La Gusana Ciega interpretando 'Tornasol' durante su presentación en el Machaca Fest. +

“Ella Estrella”, “Tornasol”, “Me vas a ver llorar”, entre otros éxitos, resonaron a todo pulmón a manos de La Gusana Ciega. Sus suaves pero enérgicos acordes brindaron un viaje musical como ningún otro. Más tarde llegó el turno del trío DLD, que con la potente voz de Paco Familiar hizo vibrar al ritmo de “Estaré” y “Todo cuenta”.

La noche se acercaba cada vez más y la emoción no paraba de incrementar. Se acercaban los platos fuertes... por fin llegaron.

‘Los Tres’, desde Chile, rockearon al son de jazz y los tintes del Rockabilly. Los Estrambóticos desataron los brincos entre la multitud con canciones nuevas y de antaño.

Por su parte, Babasónicos, quienes acaban de presentar su nuevo disco “Desde adentro”, dieron todo de sí. Desde “La Lanza” hasta “Yegua”, los hits emergían uno a uno, rápido pero con el tiempo suficiente para interactuar con Adrián Dárgelos, el vocalista y poco a poco las extremidades de los presentes iban de un lado a otro dejándose llevar por el ‘microdancing’.

Babasonicos en Machaca Fest
Babasónicos hizo bailar con 'microdancing'. | ESPECIAL

Un lamento boliviano resonó en todo el parque con la llegada de Enanitos Verdes; a su vez, una bomba de éxitos de antaño lanzó y lanzó canciones como “Tu cárcel”, “La Muralla verde” y “Guitarras blancas”. Momentos más tarde llegó Kinky para hacer brincas y menear las cabelleras con su estilo muy propio imponiendo, una vez más, en su propia casa. “¿A dónde van los muertos?”, “Bailar hasta quemarnos” y “Soun Tha Mi Primer Amor”, una bomba de energía.

Una gran multitud de gente que se encontraba frente a los dos escenarios principales corrió a cómo pudo entre sus semejantes cuando se aproximaba la llegada del ‘Rebelde del acordeón’ en el otro extremo del parque’. Aunque ya se encontraban un gran número de personas en el lugar, éste se vio aún más repleto con el grande Celso Piña, quien de inicio a fin hizo bailar al son de la cumbia dejando como evidencia que el festival une géneros y, como él bien lo dice, no importa si sea rock, pop, cumbia o demás, “música es música”.

Cuando Piña terminó, le dio paso a La Lupita, quienes se encargaron de cerrar el defile musical de uno de los escenarios.

La recta final llegó; directo desde España Hombre G abrió su bar e invitó a lo más de 40 mil regios que los esperaban con ansias para decirles “Te quiero”. Con temas tan memorables como “Devuélveme a mi chica”, “Martha tiene un marcapasos”, “El ataque de las chicas cocodrilo”, entre otros. Las almas viajaron a las playas de Venezia hasta las aguas tristes de “Lo Noto”.

Con los cuatro músicos españoles abrazados y ovacionados por el público, Hombres G agradeció y se despidió dando pie a la locura con el cierre de Inspector.

El más puro ska fue el que se encargó de terminar la fiesta musical. Manos y pies iban y venían al compás de los temas hasta terminar la machaca del sartén. Una gran noche, un gran festejo; la ‘raza’ disfrutó, bailó, cantó y se divirtió... y la 'machaca' no sobró. 

Hombres G