5 de enero de 2014 / 12:25 a.m.

Varsovia, Polonia.- El compositor de música sinfónica Wojciech Kilar, que cobró fama creando las bandas sonoras de las películas "The Pianist" y "Bram Stoker's Dracula", fue elogiado el sábado en su funeral como una de las más gloriosas figuras de la música polaca y europea.

La primera dama de Polonia, Anna Komorowska, y el ministro de cultura Bogdan Zdrojewski se unieron a músicos y cientos de seguidores de Kilar en las exequias fúnebres en la Catedral de Cristo Rey en Katowice, el pueblo natal de compositor, durante las que se interpretó su obra musical.

Kilar, de 81 años, falleció de cáncer el domingo pasado en Katowice.

En una carta leída antes de la ceremonia, la ministra de cultura y comunicación de Francia, Aurelie Philipetti, destacó que la cultura de Europa ha perdido a una de sus figuras más gloriosas, cuya obra contribuyó a la historia musical mundial. En 2013, Kilar fue premiado con la máxima distinción francesa, la Legión de Honor.

El ministro de cultura de Polonia, Bogdan Zdrojewski, dijo que Kilar fue una "gema en la corona de la música en Polonia y del mundo", mientras que el viceprimer ministro lo recordó como "una persona muy buena y noble".

En una carta enviada para la ceremonia, el presidente polaco Bronislaw Komorowski expresó pesar de que Kilar, un compositor prolífico y muy querido, haya fallecido.

Kilar fue un hombre modesto que evitó la atención pública, amaba componer sinfonías y conciertos, pero captó la atención mundial con la banda sonora densa y sensual para "Bram Stoker's Dracula" una película de horror y erotismo de Francis Ford Coppola en 1992. Poco después se le comisionó para que compusiera la melodía para "Portrait of a Lady" de Jane Campion y para "The Pianist", de Roman Polanski, la cual ganó tres premios Oscar pero que no fue nominada para mejor banda sonora.

Kilar compuso música para más de 130 filmes en Polonia y en el extranjero.

Kilar nació el 17 de julio de 1932 en Lviv, una ciudad polaca que ahora pertenece a Ucrania. Su familia se mudó a Rzeszow y después a Katowice, donde Kilar creció y continuó su educación musical.

AP