ABELARDO LUZANÍA | @ABELARDOLUZANIA
20 de julio de 2016 / 03:40 p.m.

MONTERREY.- La relación de amistad que existe entre Diego Luna, sus hijos y su padre es tan grande que sirvió de inspiración para la cinta Mr. Pig, que se estrenará este fin de semana en México.

En conversación desde Toronto, Canadá, donde actualmente filma una nueva película, El Charolastra manifestó su emoción al sentirse afortunado de poder contar una historia en la que plasma la importancia que tiene la familia en su vida.

“Lo importante es saber de dónde venimos, estar conectados con nuestros padres. Por lo menos yo aprecio y agradezco tener una fantástica relación con mi papá. Yo perdí a mi madre cuando era muy chiquito y valoro y entiendo lo afortunado que soy”.

Desde que se convirtió en padre de Fiona y Alejandro, Diego Luna reveló que sus prioridades profesionales dieron un giro total, pues entendió el lugar que deben de tener sus seres queridos.

“Ya tengo hijos, veo la relación con mi padre desde otro lugar y agradezco poder disfrutar y compartir mi vida y mi paternidad con él. Que me vea siendo padre”, expresó.

“La idea era esa, hablar de cosas esenciales y del amor de padres e hijos. Es una cosa universal, a todos nos toca. También hablamos sobre la posibilidad de perdonar, de reconciliarnos, y lo busca hacer con una historia sencilla, es un viaje sencillo entre un hombre, su puerquito y de repente se suma la hija”, agregó.

Tras haber sido presentada en importante festivales de cine, como Sundance, ahora Mr. Pig probará suerte en la cartelera comercial junto a otras grandes producciones, que si bien se vuelven las apuestas fuertes de este verano, pocas de ellas representan nuestra cultura.

“Es una película que quiero muchísimo, que ya presentamos en algunos festivales y ahora nos toca estrenar en México, lo cual nos tiene emocionados porque la cinta trata sobre mi país, sobre nuestra gente. Sucede ahí, la filmamos ahí; es una declaración de amor a México”.

Sin querer abundar mucho acerca de su participación en el spin off de Star Wars, que llegará a la pantalla mundial el próximo mes de diciembre, Luna se limitó a confesar que, al igual que el público, se muere de ganas de ver el trabajo final en el cine.

“Yo también ya tengo muchas ganas de verla, tendré que ser paciente. Por lo pronto calmados porque todavía falta”, dijo con risa nerviosa provocada por su contrato de confidencialidad.

“Todo a su tiempo; ya que esté vista la película podremos hablar de ella. Ahorita lo que estoy haciendo es filmando otra cinta en Toronto”, concluyó.