NOTIMEX
22 de junio de 2013 / 07:46 p.m.

Washington • El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defendió hoy la iniciativa de reforma migratoria que se discute en el Senado, calificándola de un compromiso con sentido común que no puede ser sometida a mayores dilaciones.

"El proyecto de ley no es perfecto. Es un compromiso; nadie va a conseguir todo lo que quieren", dijo el mandatario en su discurso de los sábados, donde enumeró los beneficios que la reforma tendrá sobre la economía del país.

Destacó igualmente el respaldo al proyecto por parte de Republicanos y Demócratas, así como líderes empresariales y sindicales, quienes dijo, han coincidido en el buen momento que existe para que sea aprobada.

"Si ustedes están de acuerdo con nosotros, pónganse en contacto con sus senadores y representantes. Díganles que se acabó el tiempo para las excusas; que es hora de arreglar de una vez y para siempre nuestro sistema de inmigración que no funciona", exhortó.

El llamado del mandatario se produjo en la víspera de que el Senado vote este lunes una serie de enmiendas al proyecto que se discute en su pleno, incluyendo entre estas una para autorizar una partida de 30 mil millones de dólares para vigilancia en la frontera con México.

La enmienda es considerada crítica para atraer un mayor respaldo republicano, aunque no fue bien recibida por grupos promotores de la reforma que temen que pueda tener un efecto adverso en las comunidades fronterizas, donde la mayoría de la población es hispana.

El mayor reto empero estará en la Cámara de Representantes, donde el líder republicano John Boehner ha insistido que esa iniciativa deberá tener el respaldo de "la mayoría de la mayoría" para ser aprobada.

Empero la fuerte división que existe entre sus correligionarios y las abiertas denuncias de los más conservadores sobre los beneficios de la reforma, hacen ver complicado satisfacer esa demanda.

En su discurso Obama dijo que la iniciativa permitirá continuar fortaleciendo la seguridad fronteriza y que hará que los empleadores rindan cuentas si contratan a sabiendas a trabajadores indocumentados.

Además modernizará el sistema de inmigración legal y proporcionará un camino a la ciudadanía ganada para los 11 millones de personas sin documentos que se sospecha viven en el país.

"Es un camino que incluye pasar una verificación de antecedentes, aprender inglés, pagar impuestos más un multa, y entonces ir al final de la fila detrás de todo el que esté intentando venir aquí legalmente", explicó el mandatario.

Obama afirmó que el favorable impacto de la reforma quedó evidenciado de nueva cuenta en un informe que la Oficina de Presupuestos del Congreso (CBO) dio a conocer en días pasados.

"Según indica este informe independiente, reformar nuestro sistema de inmigración reduciría nuestros déficits en casi un millón de millones durante las próximas dos décadas", señaló.

De igual modo resaltó que hará crecer la economía en más de un 5 por ciento (del PIB), "en parte debido a los negocios creados, las inversiones hechas, y las tecnologías inventadas por los inmigrantes".

"Podemos lograrlo, porque somos una nación de leyes y una nación de inmigrantes; un lugar enriquecido por las contribuciones de gente de todas partes del mundo, y por eso somos más fuertes", anotó.