23 de agosto de 2013 / 01:37 p.m.

Bogotá • Al menos 42 carreteras de 13 departamentos de Colombia presentan “cierre total” por los bloqueos protagonizados en el quinto día de huelga indefinida del sector agropecuario, informó ayer la Policía de Carreteras.

Cerca de 200 mil campesinos en todo el país, según sus líderes, han instalado improvisados campamentos a orillas de las carreteras y en muchos casos impiden el paso de vehículos, especialmente los de carga pesada.

A la vez, unos 40 mil camioneros que reclaman una reducción en los precios de los combustibles se han sumado a las manifestaciones.

En la vía que une Bogotá con Tunja, capital del vecino departamento de Boyacá (centro), más de mil rurales iniciaron una marcha sobre la carretera para llamar la atención del gobierno “pacíficamente”.

“Después de tres días de enfrentamiento con la policía, estamos en una marcha pacífica. Estamos en acercamientos con el gobierno para instalar la mesa negociadora y queremos demostrar nuestra buena voluntad”, dijo Héctor Centeno, a la cabeza de la manifestación que reúne a cientos de productores de papa, leche y hortalizas.

En la vía que une a la capital colombiana con el departamento de Meta (este), miles de campesinos acampan en improvisadas tiendas a ambos lados de la carretera en medio de “un pacto de no agresión” con la policía, para demostrar también su voluntad de diálogo, según constató un fotógrafo de la agencia AFP.

Las manifestaciones han sido particularmente intensas en Boyacá, un rico departamento agropecuario cerca de Bogotá, donde las principales carreteras han sido cortadas y los manifestantes se han enfrentado con grupos de la policía antimotines.

La Cruz Roja, que reportó 12 ataques a la misión médica en los primeros tres días de manifestaciones, informó que se impide el paso de ambulancias y que ha comenzado a escasear el equipo de oxígeno en la región.

También una veintena de periodistas han sido atacados por policías y manifestantes, según la organización internacional Reporteros sin Fronteras.

Desde el inicio de las protestas más de 15 mil agentes policiales han sido desplegados en el país para controlar las decenas de manifestaciones.

Los campesinos exigen al gobierno instalar una mesa nacional de interlocución para establecer precios mínimos de sustentación a sus productos y una rebaja para los precios de fertilizantes, semillas y diésel.

También piden mayor acceso a la propiedad de las tierras y mejores servicios públicos en las zonas rurales.

La huelga indefinida empezó el lunes convocada por el movimiento Dignidad Cafetera y es secundada por otros sectores del campo, camioneros y trabajadores de la salud.

RECONOCEN CAUSA JUSTA

El gobierno colombiano reconoció ayer que hay causas legítimas para la protesta social en el país, pero dijo que por la vía de la violencia no se sentará a dialogar con los sectores del campo.

El comentario lo hizo vía Twitter el ministro del Interior, Fernando Carrillo, al referirse a los bloqueos pese a las advertencias del gobierno de que sería “implacable” con quienes alteren el orden público.

“El gobierno reconoce que hay causas legítimas para la protesta social y para eso está el diálogo”, agregó el ministro.

:claves

Condena a militares

-Una corte colombiana condenó a 40 años de cárcel a cuatro militares y un civil por el asesinato de un adolescente a quien los uniformados aseguraron haber abatido en combate, informaron ayer fuentes judiciales.

-Los acusados fueron absueltos por un juez de Valledupar en febrero pasado, pero la fiscalía apeló el fallo y el Tribunal Superior los sentenció por el homicidio de Aldemar García, de 17 años.

-En el juicio, un soldado que actuó como testigo dijo que los militares mataron al menor para tener como premio días de permiso en el batallón al que estaban adscritos.

 — AGENCIAS