Foto: EFE
11 de noviembre de 2013 / 02:43 p.m.

La huelga de los servicios de limpieza en Madrid cumplió el lunes una semana sin visos de solución inmediata, al tiempo que siguen acumulándose montañas de basura en la capital española.

Los sindicatos convocaron el paro indefinido después de que las tres empresas concesionarias del servicio anunciasen el despido de más de 1.100 empleados -de una plantilla total de 6.000- y rebajas salariales.

Las negociaciones entre las dos partes no han acercado posturas.

Después de una semana, la basura rebosa las papeleras y se esparce por las calles de la ciudad, lo que ha provocado la indignación de vecinos y turistas. Los servicios mínimos fijados por el ayuntamiento no se dan abasto y en algunas ocasiones grupos de huelguistas han impedido la salida de las brigadas de limpieza.

La alcaldesa Ana Botella ordenó el lunes incrementar la presencia policial con el fin de garantizar el trabajo de los servicios mínimos.