10 de junio de 2013 / 01:54 p.m.

EL DESBORDAMIENTO DEL ELBA OBLIGÓ A DESALOJAR A MILES DE ALEMANES.

Berlín, Budapest, Ginebra • Mientras el Danubio alcanzaba ayer un nivel récord de 8.9 metros, probablemente su máximo previsto en Budapest, en Alemania el gobierno urgió a miles de personas a abandonar parte de una ciudad en el desbordado río Elba, y las carreteras suizas fueron obstruidas por las inundaciones y desbordes.

“El nivel del Danubio permanece en los 8.90 metros. No prevemos más aumento” significativo, declaró el alcalde de la capital de Hungría, Istvan Tarlos, a la prensa en la isla Margarita, en el centro de Budapest, aclarando que el agua aún podía subir algunos centímetros.

Los expertos habían anunciado anteriormente que el agua alcanzaría los 8.95 metros en las últimas horas de la tarde de ayer.

El anterior récord se había registrado en 2006, cuando el Danubio subió hasta 8.60 metros en la capital de Hungría.

“El punto máximo se acerca al corazón del país, tenemos dos días muy importantes por delante”, declaró ayer por la mañana el primer ministro húngaro, Viktor Orban, en Esztergom, una localidad a unos 50 kilómetros al noroeste de Budapest.

El sábado por la tarde las abundantes lluvias hicieron subir durante unas horas el nivel entre 30 y 50 cm en el centro de la capital.

Los voluntarios y el personal de defensa civil también trabajaron sin descanso en el oeste y el noroeste del país, donde los anteriores records de crecida fueron superados el sábado. En el oeste de Hungría el nivel del agua comenzó a bajar.

Por precaución, unas mil personas fueron evacuadas en todo el país.

Como el descenso del nivel del agua será lento, las fuerzas de protección de diques tienen previsto seguir hasta el 13 de junio en el departamento de Gyor-Moson-Sopron (oeste).

En tanto en Alemania, miles de socorristas, militares y voluntarios luchaban ayer contra las peores inundaciones en la última década, calificadas de “catástrofe nacional” por una diputada y que obligaron a evacuar a miles de personas.

Una de las situaciones más críticas se vive en Magdeburgo (Sajonia-Anhalt, este), donde hay sectores bajo el agua por la crecida del Elba. El nivel del río alcanzó 7.45 metros ayer (en tiempos normales alcanza solo dos metros) y batió el récord de las inundaciones de 2002.

Las autoridades urgieron a 15 mil personas a abandonar sus hogares, por lo que el total de evacuaciones se elevó a 23 mil 500 durante el fin de semana en la zona de Magdeburgo.

La crecida del Danubio también afectó a Austria y Eslovaquia.

En Suiza, las fuertes lluvias y el granizo golpearon anoche el oeste del país, provocando inundaciones y deslizamientos de tierra que bloquearon carreteras y vías de tren y obligaron a evacuar a decenas de personas, informó la policía. No se registraron heridos.

Hasta el momento, Suiza no se había visto afectada por las inundaciones que afectan a Europa Central, las peores de la última década, pero ayer por la tarde se registraron fuertes lluvias y tormentas de granizo en los cantones de Vaud y Friburgo (oeste), informaron las autoridades.

El río Merine se desbordó, inundando el casco histórico de Moudon y obligando a la policía a evacuar a 13 personas de sus casas “como medida de seguridad”, informó la policía de Vaud en un comunicado.

Los deslizamientos de tierra obligaron a cortar varias carreteras, incluida una que une Lausana y Berna, aunque el carril en dirección a la capital suiza fue abierto después de varias horas. Otras carreteras en la zona permanecerán cerradas al menos hasta el lunes por la mañana temprano, informó la policía.

Una línea de tren entre Moudon y Lucens también resultó dañada y permanecerá cerrada varios días, informó el SBB, el servicio nacional de ferrocarriles suizos.

Al menos seis pueblos se vieron afectados por las inundaciones y los deslizamientos de tierra, informó la policía.

REDACCIÓN