9 de enero de 2013 / 02:51 p.m.

Berlín • La Conferencia Episcopal Alemana (DBK) suspendió la investigación sobre abusos sexuales a menores de edad, a dos años del escándalo que sacudió a Alemania.

La Iglesia alemana canceló el contrato con el Instituto de Criminología de la Baja Sajonia (KFN) "por razones importantes y con efectos inmediatos", informó este miércoles la DBK a la prensa, y anunció que busca otra entidad para seguir la investigación.

Antes de la comunicación oficial, el director del KFN, Christian Pfeiffer había acusado en una entrevista con el diario "Süddeutsche Zeitung", que el proyecto estaba fracasando por el "deseo de control y censura de la Iglesia".

Añadió que en oposición al acuerdo original, la Iglesia pretendió tener voz acerca de lo que se tenía que publicar, y quienes deberían ser los investigadores empleados.

Tras la entrevista, la Conferencia Episcopal habló de una relación de confianza "arruinada", y acusó al KFN de haber perjudicado "un trabajo conjunto constructivo".

La Asociación de las Diócesis de Alemania (VDD) firmó en julio de 2011 un contrato con la KFN para un proyecto que se presentó como la investigación más extensa acerca del tema a nivel mundial.

La Iglesia ofrecía la posibilidad a los investigadores de examinar documentos hasta la posguerra y contactar directamente con las víctimas de los hechos en cuestión.

Sin embargo Pfeiffer denunció que, debido a una fuerte resistencia interna, la Iglesia ejerció enorme presión, tal vez con éxito, para evitar la publicación de los resultados de su trabajo.

Esto sería, según él, "inaceptable", y por ello realizó un llamado a las víctimas para que siguieran denunciando sus casos permitiendo así continuar con la investigación.

En 2010 la Iglesia Católica alemana fue involucrada en un escándalo de abusos sexuales contra menores sin precedentes, el cual cimbró a la opinión pública y erosionó la confianza en la Iglesia.

Todo empezó con la denuncia del Colegio jesuita Caninsius de Berlín, cuyo director dio a conocer denuncias de abusos de niños contra por lo menos tres sacerdotes que trabajaban como profesores en el instituto.

La iniciativa causó una catarata de revelaciones sobre ehchos análogos ocurridos en estructuras educativas católicas de toda Alemania, incluyendo diócesis destacadas como la de Múnich cuando el actual Pontífice, Benedicto XVI, Joseph Ratzinger, era arzobispo.

La ola salpicó también a destacados colegios laicos como la escuela de élite de Odenwald, así como a institutos dependientes de la Iglesia Evangélica.

NOTIMEX