23 de octubre de 2013 / 09:44 p.m.

Vaticano.- El papa Francisco aclaró hoy que la Iglesia católica no es un negocio, ni es una agencia humanitaria, sino que su misión es llevar a todos el mensaje cristiano.

El líder católico comenzó la audiencia con un largo recorrido en papamóvil a través de la multitud extendida en la plancha asfáltica y en un momento se bajó del vehículo para saludar a una anciana que quería estrecharle la mano.

Según el pontífice, la Virgen María es un modelo de fe para la Iglesia porque al aceptar ser la madre de Cristo dio cumplimiento a todas las promesas de Dios realizadas al pueblo de Israel.

Recordó que María vivió su fe en la sencillez de las miles ocupaciones y preocupaciones cotidianas de cualquier mamá, como conseguir comida, ropa, ocuparse de la casa.

"María quiere darnos, también a nosotros, ese gran regalo que es Jesús: y con Él su amor, su paz, su alegría. Así hace la Iglesia: no se lleva a sí misma, pequeña, grande, fuerte o débil lleva a Jesús", indicó.

"Tiene que ser como María cuando fue a visitar a Isabel. ¿Que le llevaba María? A Jesús. La Iglesia lleva a Jesús: este es el centro de la Iglesia: llevar a Jesús. Si, por hipótesis, alguna vez sucediera que la Iglesia no llevase a Jesús, sería una Iglesia muerta", apuntó.

Notimex