JOSÉ ANTONIO LÓPEZ
31 de mayo de 2013 / 12:24 a.m.

Madrid • La trama Gürtel, la mayor red de supuesta corrupción de las últimas décadas en España, pagó a la ministra de Sanidad, Ana Mato, y a su ex marido Jesús Sepúlveda viajes y celebraciones con valor de 50 mil euros (unos 850 mil pesos), según concluyó un informe de la Agencia Tributaria. Fue Varios diputados socialistas han pedido la dimisión de la ministra.

Uno de estos gastos corresponde a parte de un viaje a Disneyland París por valor de 3 mil 635 francos franceses (unos 555 euros) realizado en 1998, cuando Mato era diputada del conservador Partido Popular (PP), y al que acudió con uno de los hijos de su matrimonio con el ex alcalde de Pozuelo de Alarcón, imputado en Gürtel, por lo que tuvo que dejar su cargo.

El informe incluye los mensajes enviados por la Dirección General para España y Portugal de Disneyland París a Francisco Correa, a quien el juez considera el cabecilla de la Gürtel, en la que se confirma la reserva a nombre de Ana Mato de "una habitación doble para un adulto y un niño en el Admiral's Floor del Hotel Newport Bay Club para los días del 31 de octubre al 2 de noviembre". La reserva incluye "desayunos con personajes de Disney" y entradas al parque para todos los días de su estancia.

En el mensaje a Correa, actualmente en libertad tras pagar una fianza, se explica además que se cargaría a su tarjeta de crédito "el importe de la habitación para la noche del sábado, mil 435 francos franceses", mientras que la segunda noche y todos los desayunos y entradas al parque irían a cargo de Disneyland París.

De acuerdo a fuentes autorizadas por la ministra, Mato defiende que ella misma pagó su viaje a Disneyland Paris y que acordó con su ex marido que él abonara el importe de los gastos de su hijo, pese a que el informe de la Agencia Tributaria es muy claro y añade que otros de los regalos de la Gürtel fueron la organización de fiestas infantiles (cumpleaños y comuniones) para los hijos de la titular de Sanidad.

El caso Gürtel, dirigido a la presunta red de corrupción política vinculada al Partido Popular, fue destapado en 2009 por el diario El País e instruido en un principio por el juez de la Audiencia Nacional de España, Baltasar Garzón hasta que fue separado del caso en 2012 tras ser condenado a 11 años de inhabilitación profesional.