AP
4 de abril de 2018 / 06:18 p.m.

ESPECIAL.- Iba a suceder eventualmente, no es necesario hacerse el sorprendido: Kylie Minogue, la reina australiana del pop, entró al mundo del country.

Minogue no ha abandonado completamente sus raíces pop-dance en Golden, su nuevo álbum de estudio que será lanzado el viernes, pero tiene una vibra diferente, sin que sea excesivo o poco. Los aficionados más intensos del country podrían objetar la producción, pero el resto de nosotros estaremos moviendo nuestros brazos al compás de la música mientras bailamos.

Golden surgió tras el primer viaje de Minogue a Nashville, Tennessee, el año pasado. El viaje debió tener un gran impacto en ella: puesto que el primer sencillo, "Dancing", es bastante country y en él canta sobre rodeos, hombres que beben e incluso un auto con un gran motor (un Shelby 68).

Minogue ayudó a componer cada canción y se apoyó con dos autores que comparten su gusto por romper con los límites: Steve McEwan, quien ha escrito para James Arthur y Kenny Chesney, y Amy Wadge, quien ha trabajado con Ed Sheeran y James Blunt.

Las letras van acorde a una mujer que cumple 50 años este año: arrepentimiento, amores que terminan mal, esperanza y anhelos.

Nadie puede negar la capacidad de Minogue. Ella se ha ganado el derecho de incursionar en cualquier género que desee, y lo hace bastante bien.

alt