11 de diciembre de 2013 / 05:10 p.m.

Nueva Delhi.- La decisión de hoy del Tribunal Supremo de la India de volver a declarar ilegales las relaciones homosexuales ha llevado a cientos de personas a protestar en varias ciudades del país.La principales protestas se produjeron en Bombay (oeste de la India), donde los manifestantes se echaron a las calles con pancartas en contra de la sentencia del Tribunal Supremo, y en Nueva Delhi.En la capital medio millar de personas se reunió junto al "manifestódromo" de Jantar Mantar contra la decisión del máximo organismo judicial indio de revocar la sentencia de 2009 del Tribunal Superior de Nueva Delhi que legalizó la homosexualidad."Han elegido ignorar los derechos humanos de mucha gente, por lo que estamos aquí para condenarlo y protestar contra ello. Y queremos decir que vamos a luchar en contra de esta ley draconiana hasta que sea retirada", dijo durante la manifestación la activista Jaya.El Tribunal Superior de Nueva Delhi se opuso a esa ley hace cuatro años, al dictaminar que el artículo 377 del Código Penal violaba varios artículos de la Constitución por penalizar con hasta diez años de prisión actos sexuales consentidos entre adultos."El Tribunal Supremo rectificará, de otro modo no creo que en un país democrático y plural como la India el Tribunal Supremo pueda legitimar algo como esto y continuar con su dignidad intacta", sentenció el activista gay y abogado Aditya Bandhopadhay.Este letrado se declaró "optimista" ante el futuro de ese veredicto "vergonzoso", sobre todo al presenciar "la energía en este lugar", algo que "hubiese sido imposible hace cinco años"."La gente ha experimentado la libertad y esa libertad no va a ser enjaulada de nuevo. Lo que estás viendo expresado aquí es rabia y ésta no va a desaparecer", sentenció Bandhopadhay.Los gritos de indignación de los manifestantes, sobre todo jóvenes, se prolongaron durante horas, mientras portaban pancartas con lemas como "Estoy orgulloso de ser gay" o "Arréstame, estoy orgulloso de ser un criminal".La policía había amenazado con detener a todo aquel que se manifestase hoy contra la decisión del Supremo, pero finalmente la protesta se desarrolló de forma pacífica, sin altercados.Una de las participantes, la estudiante Moli Banerjee, recordó que "es la primera vez en la India que derechos dados a los ciudadanos les son retirados" y avisó, como otros muchos, que esta manifestación "es solo el inicio", pues "la lucha no ha terminado".El cineasta Ritesh Sharma, de 28 años y autor de una película sobre la homosexualidad en la India "Los arcoiris son reales", animó a las autoridades a que opten por el sentido común."Qué problema hay en si soy un chico y amo a otro chico, se trata de amor verdadero. (Los homosexuales) no van a violar a nadie, sólo quieren sus derechos, sólo quieren vivir sus vidas con dignidad", concluyó Sharma.

EFE