13 de abril de 2013 / 11:17 p.m.

Indios de la etnia brasileña Guaraní-caiová asesinaron con flechas y cuchillos a un expolicía, vecino del asentamiento Lagoa Rica, quien intentó intimidar a los indígenas, según informó hoy la Policía de Dourados, en el estado de Mato Grosso do Sul (occidente).

El jefe policial de Dourados, Carlos Videira, señaló a periodistas que el agente jubilado Arnaldo Alves Ferreira, de 68 años, fue asesinado el viernes por un grupo de indios de la aldea localizada a 190 kilómetros de Campo Grande, la capital regional.

Videira relató que el expolicía tenía una propiedad contigua al asentamiento indígena y rodeada por una cerca eléctrica, situación que incomodó a los indios que temían por las vidas de sus hijos que acostumbran jugar en los alrededores del asentamiento. Esta semana, detalló el comisario, dos indígenas que reclamaron por la cerca eléctrica fueron agredidos por el expolicía.

Los dos indígenas denunciaron a Alves Ferreira ante las autoridades, que notificaron judicialmente al expolicía, quien se enfureció con sus vecinos y fue armado hasta la aldea. En la aldea, Alves Ferreira fue desarmado por los indios, quienes tomaron justicia por su propia cuenta, según el relato del jefe policial.

La Policía fue informada de lo sucedido y llegó a socorrer, todavía con vida, al expolicía, quien murió antes de llegar al hospital. Un indio, apuntado como el líder de la horda, fue detenido por las autoridades.

EFE