13 de julio de 2013 / 05:44 p.m.

Londres • Investigadores comenzaron a trabajar el sábado para establecer la causa de un incendio en un Boeing Dreamliner en el aeropuerto Heathrow de Londres, un nuevo revés para el modelo de alta tecnología después de que sus vuelos fueron suspendidos a comienzos de año por problemas con sus baterías.

El incendio comenzó en el avión, operado por Ethiopian Airlines, en la tarde del viernes, cuando estaba detenido en una zona remota sin pasajeros a bordo, ocho horas después de que llegó desde Adis Abeba. Nadie resultó herido.

Era posible ver quemaduras externas en la cola del avión, en una zona diferente al lugar donde se encuentran las baterías. No hubo indicios oficiales de qué pudo haber provocado el incendio.

"La aeronave ha sido movida a un hangar seguro en Heathrow y la investigación ha comenzado", dijo un portavoz de la División de Investigación de Accidentes Aéreos de Reino Unido (AAIB, por sus siglas en ingñes).

La AAIB liderará la investigación, trabajando junto a la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés) y la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB, por sus silgas en inglés), Ethiopian Airlines y Boeing, dijo el portavoz.

Por separado, ingenieros de la británica Thomson Airways estaban revisando su propio Boeing Dreamliner después de que debió regresar durante un vuelo desde Manchester en Inglaterra a Sanford en Florida debido a un problema técnico no especificado.

Boeing buscará calmar a las aerolíneas, pasajeros e inversores sobre la causa del incendio en Heathrow lo antes posible, pero bajo las normas de la aviación, dependerá de los investigadores el decidir cuánta información divulgar y cuándo.

Ethiopian Airlines, una de las cinco mayores aerolíneas de Africa, dijo que continuaría operando con su flota de Dreamliners. Ha ordenado un total de 10 Dreamliners, de los cuales cuatro han sido entregados.

"El incidente en Heathrow ocurrió mientras el avión estaba en tierra, donde había estado por más de ocho horas, y no se relaciona a su seguridad en vuelo", dijo la aerolínea en un comunicado enviado por correo electrónico el sábado.

"Después de un vuelo normal desde Adis a Londres, los pasajeros desembarcaron en la mañana y la aeronave fue limpiada. Fue remolcada a una zona remota de estacionamiento como es costumbre y fue estacionada adecuadamente con todos los interruptores de energía internos y externos apagados", dijo el departamento de relaciones públicas de la aerolínea.

Problemas de batería

Los incidentes de Heathrow y Manchester son un nuevo golpe para Boeing, después de que su flota global de Dreamliners debió permanecer en tierra por tres meses, hasta abril, luego de que una batería de alta tecnología se incendió y otra se sobrecalentó.

Las acciones de Boeing cerraron con una baja de 4.7 por ciento a 101.87 dólares el viernes, borrando 3 mil 800 millones de dólares de la capitalización de mercado de la compañía.

Citando a Mark Mangooni, gerente de Ethiopian Airlines en Reino Unido, el Financial Times reportó que personal de la compañía había descubierto un problema con el sistema de aire acondicionado de la aeronave durante una inspección de rutina y había visto chispas, pero no llamas.

El reporte no aclaró cuándo ocurrió eso. Reuters no pudo contactar a Mangooni para que realizara comentarios.

Heathrow cerró brevemente sus dos pistas para lidiar con el incendio, y una portavoz dijo el sábado que el aeropuerto había reanudado sus operaciones normales, aunque aún está trabajando con las demoras y cancelaciones debido al incidente del viernes.

Las dos baterías del Dreamliner están en compartimientos ubicados abajo, cerca del frente y el medio del avión. Los daños en la aeronave de Ethiopian parecían estar en la parte alta del fuselaje, cerca de la cola, según imágenes de video.

El ex presidente de la NTSB Mark Rosenker dijo que el incidente de Heathrow era extraordinario, presentándose tan pronto luego de que la flota regresó al servicio, pero advirtió que no se pueden tomar conclusiones apresuradas.

"Es muy pronto. Nadie sabe dónde comenzó el incendio en este punto", dijo Rosenker a Reuters, agregando que podría ser algo tan simple como una cafetera dejada en una cocinilla.

Un portavoz de GS Yuasa, que fabrica las baterías del Dreamliner, dijo que no ha recibido ninguna información sobre si las baterías están o no involucradas.

REUTERS