MANUEL JUAN SOMOZA
24 de mayo de 2013 / 01:13 a.m.

La Habana • Acompañado por el embajador de Canadá en Cuba, Matthew Levin, el empresario canadiense de origen armenio Sarkis Yacoubian, de 53 años, fue presentado a juicio hoy en La Habana, bajo cargos de presunta corrupción.

Las autoridades cubanas no se han pronunciado públicamente sobre esta vista, cerrada a la prensa internacional y que concluye un proceso de investigación abierto hace casi dos años.

Yacoubian era el titular de Tri-Star Caribbean, una de las principales empresas extranjeras con negocios en Cuba, y fue eje de uno de los mayores escándalos de supuesta corrupción detectado en 2011 por el gobierno nacional.

Fuentes cercanas al caso anunciaron que el empresario enfrenta cargos de soborno, evasión de impuestos y actividades perjudiciales para la economía de Cuba, por lo que podría recibir una sentencia de doce años de prisión.

De acuerdo con el sistema penal cubano, el juicio pudiera quedar visto para sentencia este viernes y los jueces tienen hasta una semana para deliberar. Yacoubian se convirtió en noticia cuando hace un año las autoridades circularon entre militantes del gobernante Partido Comunista de Cuba un video en el que documentaban el pago de sobornos a altos cargos cubanos.

Las autoridades "aprendieron que esto (la corrupción) era una epidemia (…) y quieren dar un ejemplo al resto de los empresarios", dijo Yacoubian a medios canadienses que lo entrevistaron en prisión la isla. Informó además que había colaborado mucho” con la investigación abierta en 2011.

Otro canadiense de origen armenio, Cy Tokmakjian, 73 años y dueño de Tokmakjian Group, también fue detenido por las autoridades cubanas en 2011 sin que hayan trascendido los cargos en su contra, aunque extraoficialmente se afirma en La Habana que también irá a juicio.

Las empresas de Yacoubian y Tokmakjian fueron cerradas por las autoridades cubanas poco después de las detenciones. Los dos empresarios se especializaban en la venta a los cubanos de equipos pesados, vehículos ligeros y suministros a empresas estatales de transporte, construcción y níquel, entre otras.