AP
31 de mayo de 2016 / 03:50 p.m.

Polonia.- El ministro polaco de Justicia retomó los esfuerzos para extraditar al cineasta Roman Polanski a Estados Unidos, donde es buscado por haber tenido relaciones sexuales con una menor de edad en un caso que data de hace casi 40 años.

El ministro Zbigniew Ziobro pidió al Tribunal Supremo de Polonia que anule un veredicto emitido en octubre por una corte de Cracovia, que determinó que la ley polaca prohíbe la extradición de Polanski. En noviembre, los fiscales dijeron que no hallaron razones para desafiar la decisión.

Ziobro asumió el cargo el año pasado, después del fallo, como parte del nuevo gobierno conservador. El ministro, que también es el fiscal principal del país, afirma que la fama de Polanski ha protegido al cineasta en Polonia, donde creció y que a menudo visita.

La decisión del tribunal de Cracovia no correspondía con un acuerdo de extradición polaco-estadounidense, argumentó la oficina de Ziobro en un comunicado. Dijo que, "según el acuerdo de extradición, el acusado debe ser entregado a Estados Unidos".

Polanski se declaró culpable en 1977 de haber tenido relaciones sexuales ilícitas con una niña de 13 años durante una sesión de fotos en Los Ángeles. Como parte de un acuerdo con el juez, cumplió 42 días de prisión pero luego se fugó de Estados Unidos por temor a que el juez volviera a encarcelarlo. Estados Unidos ha buscado traerlo de vuelta y enjuiciarlo.

El año pasado, el juez de Cracovia dijo en su decisión que el director cumplió su pena de confinamiento en Estados Unidos, y luego durante 10 meses — parte de ellos bajo arresto domiciliario — en Suiza entre 2009 y 2010, cuando Estados Unidos buscó allí su extradición infructuosamente.

Argumentó que los jueces y fiscales en el caso de Estados Unidos violaron procedimientos legales, quebraron el acuerdo alcanzado en 1977, le negaron a Polanski el derecho a una defensa apropiada y parecieron predispuestos.

Jan Olszewski, el abogado de Polanski en Cracovia, donde el cineasta tiene un apartamento, dijo a The Associated Press que había contactado al director sobre la decisión de Ziobro, que ya anticipaban.

"El veredicto de la corte se mantiene y el señor Polanski es un hombre libre", dijo. "Pero no puedo descartar que esta situación afecte su decisión de visitar Polonia".

Polanski, nacido en París hace 83 años, tiene ciudadanía polaca y francesa. Vive en París pero visita frecuentemente Polonia, donde es popular y donde se prepara para rodar un filme.

La producción artística de Polanski es profundamente admirada en Polonia, donde pasó su infancia durante la Segunda Guerra Mundial y luego empezó a hacer cine. Su madre murió en el campo de concentración de Auschwitz.

Sus movimientos están restringidos por una orden de la Interpol en efecto en 188 países, pero el realizador ha evitado la extradición viajando solo entre Francia, Polonia y Suiza, que en el 2011 rechazó la solicitud de extradición de Estados Unidos. La movida de Ziobro ahora podría hacer de Polonia un destino riesgoso para él.

Polanski ganó un Oscar al mejor director por su película de 2002 "The Pianist" ("El pianista"), que filmó en Varsovia. También estuvo nominado por las cintas de los años 70 "Chinatown" ("Barrio Chino") y "Tess" ("El sacrificio de Tess").