7 de noviembre de 2013 / 01:51 a.m.

Washington.- El presidente de EE.UU., Barack Obama, afirmó hoy que nada lo va a detener en la aplicación de la reforma sanitaria y dijo que no hay estado que la necesite más que Texas, que tiene el mayor porcentaje de habitantes sin seguro médico del país.

"Nada nos va a detener (en la implementación de la reforma), estamos en el lado correcto de la historia", enfatizó Obama durante una reunión en Dallas (Texas) con los voluntarios locales que están ayudando a los ciudadanos a inscribirse en los nuevos seguros médicos previstos en la reforma sanitaria promulgada en 2010.

Según Obama, para "finalizar el trabajo", para que la reforma funcione, hay que "asegurarse" de que todos los estadounidenses cuenten con un seguro médico.

"Es el reto para los próximos meses y, si lo logramos, habremos creado un sistema estable", apuntó el presidente.

En Texas, uno de cada cuatro habitantes carece de seguro médico, según datos del Censo relativos a 2012. Solamente en el condado de Dallas, el número de personas no aseguradas asciende a 670.000, de acuerdo con la Casa Blanca.

Gobernado por el republicano Rick Perry, Texas es uno de los estados que ha rechazado la expansión del Medicaid, un programa para dar asistencia médica y social a personas de escasos recursos en varias categorías, incluyendo ancianos, niños, embarazadas y personas discapacitadas.

Y está, además, entre los 36 estados que no han creado sus propios mercados de seguros médicos y han dejado la tarea en manos del Gobierno federal y de la web www.HealthCare.gov, que desde su lanzamiento hace más de un mes ha registrado muchos problemas.

Obama repitió hoy que no está en absoluto "feliz" con lo ocurrido con esa web y dijo que "es como tener un muy buen producto en la tienda y que las cajas registradoras no funcionen".

Los fallos en esa web, que según el Gobierno funcionará a pleno rendimiento a finales de este mes, están siendo usados por los republicanos para atacar la reforma sanitaria, uno de los mayores logros del mandato de Obama.

El presidente también está siendo criticado por haber afirmado repetidas veces que aquellos ciudadanos satisfechos con sus planes de salud podrán mantenerlos, cuando la realidad es que deberán cambiarlos si no cumplen con los requisitos establecidos en la reforma sanitaria.

Antes de viajar hoy a Texas, Obama recibió en la Casa Blanca a una docena de senadores demócratas, que le transmitieron la preocupación de los ciudadanos en sus estados de origen por los problemas en la aplicación de la reforma sanitaria.

EFE