18 de febrero de 2013 / 03:36 p.m.

La ministra del Agro y Protección al Consumidor en Alemania, Ilse Aigner, declaró hoy que actuarán con rapidez para frenar y penalizar el fraude por el que se sustituyó carne de res por carne de caballo en productos alimenticios europeos.

""Necesitamos proceder con rapidez"", dijo a periodistas Aigner, quien este lunes se reunirá con los 16 ministros del Agro y Protección al Consumidor en Alemania para presentar un plan de acción contra ese tipo de manipulaciones.

El plan contempla, entre otras cosas, que en los paquetes se consigne el país europeo del que procede la carne. En el escándalo de la carne de caballo en Europa se trata de un fraude cometido por delincuentes en el marco del continente europeo.

La ministra alemana puntualizó que ya se detallan los ingredientes de los alimentos procesados y que ahora se tendrá que especificar de qué país europeo procede la carne de res.

Reconoció, sin embargo, que en el caso actual de la carne de caballo esa medida hubiera contribuido poco porque no se trató del país de procedencia, sino del tipo de carne. Enfatizó al mismo tiempo que son fraudes a los que se debe poner un alto inmediato.

La sustitución de carne de res por la de caballo se detectó este lunes también en los restaurantes turcos y afecta al platillo más demandado de ese tipo de comida en Alemania, una especie de carne al pastor.

El platillo se llama Doner y sólo puede ser hecho de carne de res, pollo o ternera, por razones de creencias religiosas.

El director del Instituto para la Calidad de los Productos, Wolfgang Weber, declaró que al acentuarse las investigaciones sobre la sustitución de carnes surgirán muy probablemente más casos.

En los alambres de Doner ya se encontró carne de cerdo, que está prohibida por la religión islámica.

Las voces que se alzan reclamando duros castigos contra ese fraude se multiplican en Alemania.

El ministro de Bavaria del Agro y Protección al Consumidor, Marcel Huber, declaró este lunes que además de fuertes sanciones penales, los consumidores deben también poner atención de donde procede la carne.

Consideró que la gente que solo está interesada en comprar lo que se ofrece más barato o con mayor descuento sin pensar si ese alimento se puede producir a semejantes precios, está poniendo su contribución a que esas maniobras se lleven a cabo.

Recomendó a los consumidores actuar con prudencia y no solo poner atención en el precio.

Notimex