19 de junio de 2013 / 04:03 p.m.

París • Las inundaciones provocadas por las lluvias, el deshielo y las crecidas de los ríos que afectan al suroeste francés han costado la vida dos persona y han afectado al santuario mariano de Lourdes, situado en las faldas de los Pirineos, región que sigue bajo alerta, dijo hoy el ministro francés del Interior, Manuel Valls, en declaraciones al canal de televisión "BFMTV".

Valls confirmó la muerte de una persona de 75 años en Luz-Saint-Saveur, y lanzó un llamamiento a la población para que sea "muy prudente" y expresó su deseo de que se declare zona catastrófica la región de Hautes Pyrénées afectada por las inundaciones.

En la noche precedente se registró el fallecimiento de otra septuagenaria en la localidad de Pierrefitte-Nestalas, cerca de Lourdes.

Precisamente ayer una parte del santuario mariano de esta localidad tuvo que ser evacuada por las inundaciones provocadas por la crecida del río Gave de Pau.

Dos departamentos del suroeste francés, Hautes-Pyrénées y Pyrénées-Atlantiques, están en alerta roja meteorológica, mientras que los expertos de Météo France han elevado la precaución en la región parisina, en el centro norte del país.

Una mujer se ahogó este lunes cerca del santuario mariano de Lourdes (sureste) al ser arrastrada por el agua de un río.

Entre las zonas afectadas se encuentra la gruta de Lourdes, donde el caudal del agua ha crecido hasta 1,4 metros en el lugar en el que, según las creencias católicas, la Virgen María se le apareció por primera vez en 1858 a Bernadette de Soubirous, una adolescente de 14 años que más tarde fue convertida en Santa Bernadette.

Los responsables del santuario creen que el agua podría crecer incluso por encima de los 3,49 metros, es decir, el nivel alcanzado en las inundaciones de octubre de 2012, que causaron daños de más de 1,3 millones de euros.

Los servicios de meteorología esperan que la situación mejore a partir de mañana, jueves.

EFE