EFE/Washington
19 de mayo de 2013 / 04:02 p.m.

Nueva York • Las autoridades estadunidenses iniciaron ayer una investigación sobre una colisión entre dos trenes suburbanos en Connecticut que perjudicó el tráfico ferroviario en el noreste del país, dejando el viernes unos 70 heridos, tres de ellos en estado crítico.

Los investigadores de la agencia federal encargada de la seguridad de los transportes, la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB, por su sigla en inglés), se encontraban ayer en el sitio del accidente en Fairfield, al tiempo que el tráfico quedó detenido, al menos hasta el lunes.

Los funcionarios no dijeron cuánto tiempo se necesitará para limpiar y reparar las vías, pero se espera una interrupción importante en un corredor de transporte clave entre Nueva York y Boston.

"Analizaremos el estado de los frenos, de las ruedas, de los vehículos, la condición general de los rieles y de la vía férrea, así como las informaciones enviadas por las señales", explicó en rueda de prensa Earl Weener de la NTSB.

Ocho personas permanecían hospitalizadas, tres de ellas en estado crítico, dijo el gobernador de Connecticut, Dannel Malloy, en su cuenta de Twitter.

Malloy dijo el viernes a periodistas que la causa del accidente no ha sido aún determinada, pero aseguró que no hay "ninguna razón para creer que no se trate de algo accidental".

La prensa local informó el sábado que unas 70 personas resultaron heridas por el accidente.

Los trenes pertenecían a Metro North, una de las líneas suburbanas más concurridas de EU, que mueve unos 280 mil pasajeros diarios.

Atropello múltiple

Decenas de personas resultaron heridas, la mayoría leves, en un atropello múltiple ayer durante un desfile de excursionistas en la localidad de Damascus (Virginia), en el este de Estados Unidos.

Hasta anoche, se desconocía la cifra exacta de heridos, pero autoridades locales indicaron que fueron cerca de medio centenar, de los que al menos 12 fueron evacuados del lugar en ambulancias.

El atropello ocurrió durante un desfile de excursionistas dentro del tradicional festival Trail Days, una celebración que tiene lugar cada año en Damascus.

Las primeras investigaciones apuntan a que un hombre de edad avanzada perdió el control de su vehículo, al parecer por un problema médico, y atropelló a la multitud.

APOYO A LA CLASE MEDIA

El presidente de EU, Barack Obama, aprovechó ayer su mensaje sabatino para promover sus políticas económicas, tras una semana de escándalos que amenazan con dañar su agenda de prioridades para este segundo mandato, ante los que ha tenido que tomar medidas.

A las críticas a su gestión del ataque al consulado de EU en Bengasi (Libia), se han sumado las noticias del espionaje de su gobierno a la agencia AP y el caso del escrutinio del Servicio de Impuestos a grupos conservadores.

Obama defendió las “ideas de sentido común”, que ha venido impulsando en los últimos meses, para crear una "próspera y creciente" clase media que sea “el motor del crecimiento económico” del país.

"En poco más de tres años nuestras empresas han generado más de 6.5 millones de nuevos empleos", y ahora que las ganancias corporativas "se han disparado" es momento de "hacer que los salarios e ingresos de la clase media aumenten también".