11 de julio de 2013 / 10:08 p.m.

 EL CAIRO — Los fiscales investigarán denuncias de que el derrocado presidente egipcio Mohamed Morsi escapó de una prisión en 2011 durante la revolución con ayuda del grupo extremista palestino Hamas, informaron el jueves las autoridades.

El fiscal principal, Hesham Barakat, ha recibido testimonios de un tribunal de la ciudad de Ismailía, en el Canal de Suez, que serán la base de la investigación por parte de fiscales de la Seguridad del Estado sobre la fuga de Morsi y otros 30 líderes de la Hermandad Musulmana, según funcionarios que hablaron a condición de no ser identificados porque no estaban autorizados a hablar sobre el tema con la prensa.

El asunto de si Hamas ayudó a Morsi a escapar en medio del caos del levantamiento que derrocó en 2011 a Hosni Mubarak se ha debatido en la prensa desde hace meses y probó ser un dolor de cabeza político para el ahora ex presidente durante el año que estuvo en el poder como el primer mandatario egipcio elegido democráticamente. Sus críticos en la oposición y el poder judicial han sugerido que pruebas de una intervención extranjera en territorio egipcio pudieran llevar a acusaciones de traición.

El asunto ha cobrado más importancia desde que Morsi fue derrocado el 3 de julio por las fuerzas armadas después de una ola de protestas en que millones de egipcios pidieron su dimisión. El líder islamista está detenido en una instalación no identificada del Ministerio de Defensa y todavía no se ha anunciado ninguna acusación en su contra.

Hamas ha negado haber tenido participación alguna en la fuga del 29 de enero de 2011 de la prisión de Wadi el-Natroun en el noroeste de El Cairo. Morsi y otros líderes de la Hermandad han dicho que vecinos los ayudaron a escapar después que la mayoría de los otros presos había salido.

La investigación se deriva de un caso judicial contra un ex reo, pero el juez Khaled Mahgoub convirtió lo que en efecto era un caso de poca importancia en una investigación pública significativa sobre la fuga de Morsi y los otros funcionarios de la Hermandad. Varios funcionarios de prisiones y agentes de policía e inteligencia han declarado en el caso, algunos a puertas cerradas.

Al final, Mahgoub entregó los testimonios a la oficina del fiscal con la solicitud de que investigue el asunto más a fondo.

El juicio en Ismailía encaja al menos en parte en un panorama de relaciones tensas entre Morsi y el poder judicial después de lo que muchos jueces consideraron una usurpación de la independencia de la judicatura.

Varios altos oficiales de policía, de prisiones y de inteligencia han culpado a Hamas, aliado estrecho de la Hermandad Musulmana, alegando que el grupo envió combatientes de Cisjordania para unirse a beduinos de la Península del Sinaí con el fin de tomar el control de prisiones y liberar a miembros de Hamas presos.

En el panorama políticamente polarizado de Egipto, los opositores del derrocado líder usaron el tema en su contra, diciendo que amigos de la Hermandad infringieron la seguridad del país e impulsaron la inestabilidad. La disposición de algunos en los cuerpos de policía e inteligencia para culpar a Hamas refleja en parte el resentimiento sobre los lazos de la Hermandad con grupos extremistas, que desde hace mucho han considerado una amenaza.

Las noticias sobre la investigación se conocieron un día después que las autoridades emitieron órdenes de arresto contra el líder espiritual de la Hermandad, Mohammed Badie, y otros nueve islamistas acusados de incitar a la violencia después de varios enfrentamientos mortales, las decisiones más recientes del nuevo gobierno respaldado por los militares en momentos que trata de ahogar la campaña del grupo por devolver a Morsi al poder.

Las órdenes de arresto provocaron una furiosa respuesta de la Hermandad, que dijo que "la dictadura ha regresado" e insistió en nunca colaborará con los gobernantes interinos.

(AP)