NOTIMEX
13 de enero de 2017 / 01:41 p.m.

MÉXICO.- El director de teatro y actor Rafael Perrín invitó a Iván Aguilera, heredero universal del fallecido cantautor Juan Gabriel, a ver Amor Eterno en una función privada, a fin de que determine si el musical falta al respeto a la memoria o imagen de su padre.

"Se lo digo a Iván: ojalá pueda usted abrir su corazón, que haga un huequito para acercarse, y si me permite invitarlo a usted solito, sin presiones de nada y sin prensa, a una función y si al final considera que lo que estamos haciendo es algo ofensivo, estamos faltando al respeto a su papá o que a él no le hubiera gustado verlo, yo mismo le digo a Omar Suárez que esto se acabó".

En declaraciones a los medios, el director de la puesta en escena, que el año pasado suspendió funciones debido a supuestas irregularidades en los permisos para realizarlo, dijo que la razón por la que decidió participar en Amor Eterno fue porque esperaba que el mismo Juan Gabriel viera la obra, la recibiera satisfactoriamente y así pudiera estrechar su mano.

"No lo pude hacer con el maestro, pero tal vez con usted (Iván) sí, por eso reitero mi invitación para que se dé cuenta de que la gente que vea el musical corroborará que su papá era un genio y sigue vivo", agregó.

Informó que hasta el momento no saben cuándo regresarán a escena con la obra, pero prevé que sea a fines de enero o a más tardar en la primera quincena de febrero, y también desconoce si continuará presentándose en el Teatro San Rafael.

"Omar siempre nos ha dado la certeza de que la pieza teatral seguirá, no hay información de su parte de que las cosas se vean difíciles o no se continuará con el trabajo, y todo el elenco, incluyéndome yo como director, sólo estamos esperando el banderazo. Para nosotros es un privilegio continuar porque es algo que hacemos con mucho respeto".

Recordó que el musical fue aprobado por el mismo Juan Gabriel y sólo puso tres condiciones para que se montara: que no se mencionara su nombre, que no se tratara de su vida y que no se alteraran las letras.

Destacó que los ensayos comenzaron tres meses y medio antes del fallecimiento del cantautor mexicano, por lo que no se trata de aprovechar el suceso a su favor.

"Hay muchas mentiras y esto se ha vuelto algo mediático, pero es muy fácil todo esto. ¿De verdad creen que Lucía Méndez, Angélica María, Dulce, Mauricio Martínez, Ana Bárbara y todos nosotros hubiéramos entrado a un proyecto que era chueco, que íbamos a jugarnos nuestras carreras?, Esto es algo que tal vez no ve la familia del maestro", concluyó.