3 de marzo de 2013 / 04:24 p.m.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, cree que las últimas negociaciones de la comunidad internacional con Irán son una estratagema de este país para "ganar tiempo" y que, en definitiva, solo benefician al programa nuclear iraní.

""Mi impresión de estas conversaciones es que lo único concreto que consiguen es ganar tiempo para Irán (...) y, en ese tiempo, su intención es continuar enriqueciendo el material nuclear que necesita para la bomba atómica"", dijo hoy Netanyahu al inaugurar la sesión semanal del Consejo de Ministros.

El primer ministro israelí, que ha sido informado por EU de las últimas negociaciones en Kazajistán el martes y miércoles, aseguró sin entrar en detalles que Irán "se acerca a ese objetivo".

Las declaraciones del jefe del gobierno israelí preceden a la reunión de primavera que celebrará a partir de mañana la Junta de Gobernadores del OIEA, la agencia nuclear de la ONU, que estará centrada en el programa nuclear de Teherán.

Los 35 países miembros de la Junta analizarán en su encuentro, el primero de este año, el reciente informe técnico elaborado por los inspectores del OIEA en la República Islámica, en el que se asegura que los iraníes siguen adelante con su programa de enriquecimiento de uranio, incluyendo la instalación de nuevas centrifugadoras de gas que son más veloces que las usadas hasta ahora.

En su discurso de apertura de la sesión, Netanyahu también pidió a los líderes de los partidos Habait Hayehudí y Yesh Atid que dejen a un lado las discrepancias políticas y se sumen a su futuro gobierno con el fin de afrontar la amenaza del programa nuclear de Irán.

"En estos momentos nuestros enemigos unen fuerzas no sólo para conseguir armas nucleares (...) sino también para conseguir otras armas letales que se van acumulando a nuestro alrededor", apuntó en alusión al temor de que los arsenales químicos y biológicos del Ejército sirio lleguen a manos del movimiento libanés Hizbulá.

Según Netanyahu, que se refería a las dificultades que ha encontrado para formar gobierno, los líderes políticos israelíes deberían "unir fuerzas para repeler esos peligros" pero "desgraciadamente esto no ocurre".

El primer ministro israelí solicitó ayer al presidente Simón Peres la prórroga extra de dos semanas que contempla la ley israelí para tratar de formar gobierno.

EFE