6 de septiembre de 2013 / 04:59 p.m.

Washington DC -Baltimore • Irán ha ordenado a militantes en Irak prepararse para atacar la embajada y otros intereses de Estados Unidos en Bagdad si este país decide intervenir militarmente en Siria, reveló hoy el diario The Wall Street Journal (WSJ), que cita mensajes interceptados por los servicios de inteligencia estadunidenses.

El mensaje de Teherán procedía de Qasem Soleimani, director de la Guardia Revolucionaria Qods de Irán, y tenía como destinatarias a diversas milicias chiítas en Irak, de acuerdo a funcionarios estadunidenses.

La embajada en Bagdad, uno de los complejos diplomáticos estadunidenses más grandes del mundo, se encuentra en la fortificada Zona Verde de la capital iraquí.

Soleimani instaba en la nota, según el Wall Street Journal, a los grupos chiítas en Irak a estar alerta para responder al eventual ataque de Estados Unidos contra Siria, que argumenta como justificación tener pruebas del uso de armas químicas en Damasco por parte del régimen de Bachar al Asad.

Desde que el presidente de EU, Barack Obama, anunció la pasada semana la importancia de dar una respuesta a este ataque con armas químicas, las fuerzas armadas y los servicios de inteligencia han comenzado a analizar las posibles amenazas y respuestas contra intereses estadunidenses o sus aliados en la región.

Entre los posibles objetivos se encuentran los buques y portaaviones estadounidenses destacados en el Golfo Pérsico y posibles ataques de la milicia chiíta Hizbolá contra la embajada estadounidense en Beirut o a Israel.

Precisamente hoy el Departamento de Estado ordenó la salida de El Líbano de su personal diplomático no esencial y emitió advertencias sobre los viajes de estadunidenses a Turquía.

Estados Unidos cuenta con cinco destructores en el este del mar Mediterráneo que disponen de misiles Tomahawk, que pueden ser utilizados en el ataque a Siria; y además de otros del tipo Standard 3, diseñados para interceptar misiles balísticos.

En un principio, los temores de los funcionarios estadunidenses sobre potenciales ataques se habían concentrado en Turquía y en Jordania, fronterizos con Siria, donde no se han reforzado las posiciones ya que cuentan con sistemas de defensa antiaérea.

 — EFE